La manada de Javier Iturrioz

[easy-share counters=1 counter_pos="insidename"]

Javier Iturrioz es el interiorista de moda. Su trabajo es embellecer casas, fiestas, vidrieras, bares y más.. Cosmopólita, esteta, viajado, pero por sobre todas las cosas, amante de los animales. Pasó su infancia recorriendo el mundo de la mano de sus padres diplomáticos y hace ya varios anos decidió radicarse en Argentina. Vive entre Buenos Aires y el campo con  siete Jack Russells que comparten cada momento de su vida. En medio de ladridos, corridas, exitación van apareciendo Ramón, Lola, Gaucho, Mila, Panchito, Felix y Pepa. Y  se disponen a posar para las fotos, hasta que se hartan, pero Javier no solo convive con sus siete JR. Desde hace muchos anos, levanta todo perro abandonado y sufriente que puede. Así nos conocimos.

 

Por Isabel de Estrada

Fotos: Clara de Estrada

 

Cuándo empezó tu historia con los perros?

Desde que tengo uso de razón me fascinaron los perros en especial y todos los animales en general. Me contentaba acariciando a un ovejero alemán que tenían mis abuelos y a todos los perros de la calle que encontraba pues mi madre era imposible de convencer para que tuviéramos uno en casa. Hasta que un día llego Lucas, un fox terrier que pasaba las noches en la cama conmigo –sin permiso-y cuando escuchaba los tacos de mi madre se achataba y prácticamente no respiraba para que no lo descubrieran! Murió de viejo y de la tristeza creí que nunca mas tendría un perro.

 

Y cómo llegó tu primer Jack Russell?

Mucho mas adelante, ya emancipado y asentado me enamoré de un Jack Russell en Nueva York, Ramón. Después seguí con Lola, la hermana y después Mila, que competía alrededor de los Estados Unidos. Cuando dejo de competir, su dueña me llamo y yo la estaba esperando. Y asi seguí hasta ocho, porque siempre querés mas. Se cumplió la amenaza que les vivía haciendo a mis padres de chico : cuando fuera independiente viviría en una casa llena de perros!

 

Cuál es el líder de los siete? Quién es el mas dulce, el más liero y al que más tenés que proteger?

 

Lola es la alfa y Gaucho el alfa dos, la más dulce es Mila, el más mimosos Ramón. La mas liera Pepita pero aún es cachorra..

Los hermanitos Felix y Pancho siguen simbióticos, uno no corre sin el otro y duermen juntos, pegados entre si entre mis piernas bajo la sábana. En realidad los siete duermen en la cama y cada uno tiene su lugar.

Cada tanto hay peleas como en casa de muchos hermanos pero después de matarse se lamen las heridas. Es todo un tema a la hora de las peleas.

 

Qué te da la convivencia con ellos?

Ellos son todo! La alegría del hogar. Te reciben a los saltos, te lamen, te piden upa, te acompañan, te abrazan, los abrazás, te hacen reir, te hacen distraerte de problemas, te consuelan, les gusta bailar lentos y te abrazan y no se quieren bajar y hacen fila. No entiendo como hay gente que eso no la conmueve…Para mi no existe la vida sin perros.

Por supuesto que hay veces en que sacarlos me da pereza, en que ligo una mordida separándolos de una pelea, que hace frío y me abrigo y los visto para sacarlos pero, todo sacrificio vale la pena para poder disfrutarlos. Te llenan el alma y el corazón, además yo los quiero a todos igual, juro que reparto los amores, los mimos. No me hago a la idea de que me falte uno de ellos, son como mis hijos. Creo que el que no ama a los animales se pierde uno de los placeres de la vida.

 

Que  razas te gustan?

La verdad? Todos! Los sin raza: Altos, bajos, gordos, flacos. Estéticamente los veo lindos a todos, no conozco un perro feo. En un departamento prefiero un perro mediano o chico, porque me gusta alzarlos y tenerlos conmigo permanentemente. Amo los Pugs, los Cavalliere King Charles, los Papillion, los bull Terrier, los Bulldog francés, los Schnauzer, el Corgui, los Beagles, Yorkshire, Pomerania, West Highland White Terrier, y todos los Terrier en general, y los Whippets.

 

Cómo es un dia en tu vida con ellos?

Nos levantamos todos juntos porque duermen en mi cama, desayuno con ellos. Cuando mi oficina era a tres cuadras y ellos eran tres me los llevaba, ahora es imposible!  Me conformo con verlos a la tarde cuando llego. Alzo uno por uno para saludarlos y me dan besos y me siguen hasta el vestidor, al baño, les hablo todo el tiempo. Cuando como en casa ellos están alrededor siempre. A la noche los saco en dos tandas y el fin de semana al campo a correr y que vuelvan agotados y si duermo siesta, todos a la cama también.

 

Qué es lo que mas les gusta? Que detestan?

Aman meterse en la cama bajo las sábanas. Es la felicidad máxima. Así como correr desenfrenados en el campo o que los acaricie mientras miramos televisión.

Detestan las motos y los motoqueros con casco, los vendedores ambulantes, le ladran a los chicos bajitos, se ve que los ven a su altura, y odian que meta un perro que no es parte de su jauría a menos que sea cachorro y lo conozcan creciendo, o que ya sea viejito. Tuve que tener mucha paciencia para que se hicieran amigos de todos los perros de la calle que fui recogiendo. Muchas veces usé la oficina como lugar de encuentro para que se fueran conociendo porque de lo contrario los patotean.

 

Ponés orden o hacen lo que quieren?

Intento. Y unos son mas obedientes que otros, la enana Pepita hace lo que quiere.

 

Cómo les decís en la intimidad?

Les hablo y les digo que los quiero todo el tiempo y te miran a los ojos y te lamen, entienden el amor.

 

Qué te sorprende de la relación con ellos?

Su poder de comprensión, de adaptarse, la simbiosis, y mi temor constante acerca de lo que sería de ellos si a mi me pasara algo, es lo que mas me preocupa, que los separen. Yo los tengo como mis hijos y para ellos yo soy parte de su jauría.

 

Cuándo levantaste el primer perro de la calle?

Lo encontré una noche en Av.Libertador y Oro atropellado. Estaba tirado en el cordón de la vereda sobre el agua podrida y lloraba. Me parecía enorme y viejito. Yo vivía en la esquina, asi que lo puse sobre la vereda, lo acaricie, subí a casa corriendo y bajé con milanesas, me quedé con el y entendí que no lo podía dejar allí. Lo ayudé a pararse y se quedó al lado mío dejándose acariciar y quejándose del dolor. Volví a subir a casa y bajé con una correa, caminamos muy despacito hasta la oficina mientras le repetía “Lindo, lindo” Y así le quedó el nombre. Fueron las tres cuadras mas largas de mi vida. Cuando llegamos, no quería subir las escaleras, lo miré a los ojos y entendí que no me mordería, sus ojos eran de bondad y desesperación. Con los 32 kilos a cuestas llegamos y allí durmió. Al dia siguiente, veterinarios y análisis y a sacar pulgas y garrapatas y darme cuenta que tenia un cáncer y cuatro meses de quimioterapia hasta una casi milagrosa curación! Lo lleve al campo, vive allí con Coca, otra perra adoptada que no podía caminar porque una vaca la había pegado una patada. La operamos, la operación tenia un 50% de posibilidades de éxito y con cuatro meses de fisioterapia volvió a caminar! Es la mejor amiga de Lindo que hoy es el ser mas agradecido y feliz del mundo. Me da abrazos de oso cuando llego, y rejuveneció!

 

Cuál es la diferencia entre un perro rescatado y uno de raza, mimado?

Los perros rescatados son eternos agradecidos porque vivieron infelicidad y abandono, saben que hay un mundo peor, hostil y pasaron hambre. Los que nacieron en cunita de oro, conocieron solo los mimos y el amor. Eso no quita que no disfruten el amor y te miren con ojos de enamorados pero es distinto.

 

Cuál fue la historia de un perro de la calle que más te conmovió?

Hace tres años ayudamos a rescatar a un perrito que unos desalmados en una plaza, le tiraron kerosene y le cortaron la cola para divertirse. Cuando vi las fotos, me bajo la presión, solo quise correr a abrazarlo y pedirle disculpas por la gente de nuestra raza. Lo terminó adoptando uno de los veterinarios que lo curó. Hay gente buena! Una perrita abusada por su dueño, otro que lo hacían tirar carros de basura como si fuera un Percherón.

 

Creés que Buenos Aires es una ciudad amante de los perros y que es fácil hacer una vida con ellos?

Creo que en general es una ciudad que quiere a los perros, pero si la comparamos con otras ciudades adonde podes ir a negocios, hoteles, bares, viajar con ellos, no. He entrado a museos, viajado en “bateaux” en Amsterdam.. Si uno los educa bien, debería poder entrar a cualquier lugar con ellos, como lo hacen los chicos. Una vez me enoje mucho cuando no me dejaron entrar a una casa de fotocopias.. Y les dije de todo!

 

Y para terminar con algo mas alegre y frívolo…

Incluís en tus decoraciones imágenes, esculturas de animales?

En casa, miles! Porque me apasionan. He puesto cuadros de perros hasta en un escritorio de casa Foa y les he hecho comprar a muchos clientes esculturas de perros y caballos. A mi los bronces animalistas me parecen casi necesarios en la decoración…

[easy-share counters=1 counter_pos="insidename"]

Últimas Entrevistas

Angela Blones & Frida

La manada de Sofia Dominguez

Negra Torres y Mía

Francis Andreu

Sin Comentarios

Leave a Reply