SOPLO DE VIDA

Leila, Belén y Marcelo Simonian son algunas de las caras detrás de Soplo de vida, una fundación sin fines de lucro que se encarga de rescatar, recuperar y dar en adopción responsable a animales en situaciones de riesgo. Al momento alberga más de 150 perros y gatos rescatados en pésimas condiciones que esperan ser adoptados por una familia. Hacen un trabajo increíble en el que todos podesmos ayudar.

¿Cómo nace “Soplo de vida”?

Soplo de vida nació como un proyecto familiar en 2010. En casa ya teníamos más de 10 animales y en el momento en el que rescatamos más de los que entraban en nuestro hogar, decidimos expandir nuestras ramas para poder seguir ayudando a muchos más. En el 2017, luego de varios años de trámites, logramos constituirnos como ONG. Hoy en día estamos a cargo de más de 150 animales que dependen enteramente de las donaciones de la comunidad.

 

¿Quienes están detrás de soplo?

Somos tan solo 5 chicas a cargo de la organización, pero detrás nuestro hay una hermosa red de voluntarios que lo hacen posible. Todas estudiamos y trabajamos, e intentamos hacer esto en nuestro tiempo “libre”, aunque forma una parte muchísimo más grande e importante de nuestras vidas. Nos dividimos las tareas para poder llegar a cubrir todas las áreas del trabajo. Algunas ponen el cuerpo en el rescate o van a la veterinaria, otras se encargan de las adopciones y algunas incluso transitamos!

 

¿Cómo es la historia del primer rescatado?

Allá por el 2010 nuestro camino se cruzó con Moncho, nuestro primer Soplito rescatado. Un barbincho de tan solo 6 kilos, totalmente desnutrido y con sarna, corría por la ruta cerca de nuestra casa. Al verlo correr tal peligro comenzamos a seguirlo, pero no fue una tarea fácil, tardamos varios días para lograr que entrara en confianza. Cada vez que nos acercábamos, Moncho se iba corriendo del terror. Estuvo dos días escondido en un descampado hasta que nos dejó tocarlo por primera vez. Apenas pudimos acariciarlo, Moncho entendió que no íbamos a lastimarlo y se entregó totalmente a nosotros. El fue nuestro primer ‘tránsito’, de esos eternos que duran hasta el día de hoy!

 

¿Cómo se resuelve el problema de miles de animales abandonados?

Creemos que la única acción efectiva para lograr disminuir la cantidad de animales en situación de calle es la castración masiva. No hay otra solución que asegure el control ni la disminución de la sobrepoblación. Los países que han logrado controlarla lo han hecho a partir de la educación y concientización junto a la castración masiva en todo el territorio. Hay otras acciones que pueden ayudar a acelerar a este proceso, por ejemplo, optar por la adopción en vez de la compra. 9 de cada 10 perros en situación de calle nunca encuentran un hogar. Solo en el conurbano hay más de 6 millones de perros en situación de calle. Estamos en una situación de sobrepoblación y no estamos ni cerca de poder controlarla. Millones de animales mueren de hambre y enfermedades en la calle, mientras miles de personas pagan por la reproducción innecesaria de otros. Elegir adoptar (y no comprar) contribuye a que cada vez haya uno menos en la calle. Todas estas pequeñas acciones deben acompañadas por una concientización y plan de castración que permita frenar la creciente sobrepoblación.

 

¿Cual es su postura frente a las personas que compran un perro?

Creemos que no se trata de condenar ni de insultar a la gente que alguna vez compró, o incluso estar pensando en comprar animales, se trata de concientizar desde la empatía, ¿por qué? Porque sabemos que la culpa no es solo individual, sino colectiva, de un estado y sociedad que no educa. Si solo hay una raza en particular que le gusta, sería interesante que esa persona piense que es lo que está buscando en ese perro, estatus, belleza, ¿o amor? Su color de ojos o pelaje no los hace más o menos capaces de amar. El amor es el mismo.

 

¿Que historia fue la que más te marcó en el último tiempo?

Creo que uno de los casos más emocionantes y difíciles fue el de Choki. Estando de vacaciones en Uruguay nos cruzamos con una perrita corriendo desesperada, rodeada de moscas y con un gran agujero en la cabeza. El simple hecho de agarrarla y que entrara en confianza fue un enorme desafío. Pero los pasos que siguieron después no fueron menos desafiantes. La herida de Choki era tan grande que temíamos que hubiera perdido sus ojitos. Por suerte con el correr de los días fue evolucionando favorablemente y empezamos a ver que sus ojitos aún estaban ahí. Unas semanas después lamentablemente se hizo hora de volver a casa a trabajar, pero le prometimos que íbamos a volver por ella una vez pudiera viajar y cruzar la frontera, y eso hicimos. La despedida nos partió el corazón, pero sabíamos que era lo mejor para ella, ya que el viaje en auto eran muchas horas y su salud no lo permitía.

Un mes después Choki ya estaba vacunada y lista para cruzar el charco a Buenos Aires. La fuimos a buscar en auto y la trajimos a casa. Pasaron meses hasta que encontramos su familia ideal, nos costó muchísimo desprendernos de ella. Pero finalmente esa familia ideal llegó, luego de tantas adopciones frustradas, algo nos dijo que ellos eran los indicados. Hoy vive feliz, tranquila y muy mimada junto a ellos.

 

¿Cómo se puede ayudar en “Soplo de Vida”?

Hay mil formas y distintas maneras de ayudar, cada uno puede hacerlo desde sus posibilidades y alcance. Se puede ayudar difundiendo, donando, transitando, trasladando o incluso adoptando. Las formas de ayuda son infinitas y nosotras estamos siempre abiertas a recibirla. Muchas personas no tienen la posibilidad de donar su tiempo, pero sí productos o ayuda económica, muchas otras no tienen los medios, pero si el tiempo. La idea es que cada uno pueda aportar desde su realidad y verdaderas intenciones, de esa forma logramos construir la hermosa comunidad que hoy hace posible soplo de vida!

 

 

 

Últimas Proteccionismo

Pilar Angarita, La rata Martina Y Pipo

Animal Help Uruguay

Jorge Montenegro

Paula Airam

Sin Comentarios

Leave a Reply