Mika Prada

POR GUADA SANTOME OSUMA

FOTOGRAFIA MARTINA ZAMUDIO

Mika Prada dedica sus días desde que tiene doce años al cuidado y bienestar animal. Cuenta, entre sonrisas, que la educación juega un rol fundamental para realizar y plasma todas sus historias en su instagram @mikarescatistadeanimales

 

¿Cuál es el primer recuerdo que tenes de un acercamiento hacia un animal?

 

El primer recuerdo fuerte con un animal fue Sasha, una yegua que me regalaron cuando cumplí 15 años. Cuando la vi, no lo podía creer…fue una de las mejores sorpresas de mi vida,  sentí una conexión inmediata con ella. Fue rescatada por mis padres de un refugio de caballos.

 

¿Cómo surgió esto de que ayudar a los animales se convirtió en tu vida entera?

 

Desde los 6 años rescataba animales con mi mama, y hoy es el pilar fundamental de mi vida. Nací con un sentir diferente y supremo por los animales y la naturaleza. Todos los días me levanto y me pregunto… ¿cómo voy a hacer para seguir ayudándolos? pienso en proyectos solidarios y en cómo concientizar a las personas para el cuidado y el respeto de los animales.

 

¿Cuál fue el detonante para comenzar a dedicarte a esto?

 

El detonante, abandono en la calle… tanta indiferencia por ellos. Por eso, a los 12 años empecé con mis propios rescates y desde entonces mi vida entera está dedicada al cuidado de los animales que más lo necesitan.

 

¿Cómo es tu rutina?

A las seis y media de la mañana me despierta Maia para sacarla a pasear. Desayuno jugo de limón, una taza de café, y salgo hacer running con ella. Luego saco a las otras 6 perras, ¡no hago diferencia con ninguna!. Cuando termino, salgo a darle de comer a los perros en situación de calle hasta el mediodía. Luego hago home office full, después dedico mucho tiempo con mis bebés, en fundamental la calidad de vida y compartir con ellas.

 

¿Cómo se puede ayudar a un animal que está en una situación vulnerable?

 

Lo primero que hay que hacer es sacarlo de la calle, en el instante que uno ve y llevarlo a la veterinaria para hacerle análisis de sangre y otros controles, le das tránsito o buscas a alguien que pueda tenerlo y cuidarlo hasta que consiga una familia para siempre.

 

¿Qué crees que nos hace falta como sociedad para cambiar nuestra forma de interactuar?

 

Como sociedad falta educación, respeto, empatía y leyes firmes que hagan valer los derechos de los animales sintientes. La unión de las personas hace las cosas posibles, necesitamos estar unidos, ser conscientes, capaces de entender que todos juntos podemos cambiar.  Entender que los animales tienen derechos, y sentimientos.

 

Por eso tomé la iniciativa de armar un proyecto de ley para presentarlo en la cámara de diputados. El proyecto consiste en el dictado de una materia específica sobre la educación en los colegios públicos y privados sobre los animales y la naturaleza.

Hay que educar, para que la historia cambie y mejoremos rotundamente en esta sociedad.

 

Últimas Proteccionismo

SOPLO DE VIDA

Pilar Angarita, La rata Martina Y Pipo

Animal Help Uruguay

Jorge Montenegro

Sin Comentarios

Leave a Reply