Diego Schwartzman, Bob & Ziggy

por Guadalupe Santomé Osuna

fotografia Pablo Franco

Entre pelotas de tenis y pozos en el patio, Diego Schwartzman y sus dos Rodhesian ridgeback viven una vida un tanto diferente a las demás, ya que sus rutinas dependen de entrenamientos y viajes. Pero hay una cosa que es más fuerte que cualquier torneo: El amor y el compañerismo de la familia, el volver a casa y encontrar colas de perros felices y abrazos de felicidad.

 

¿Cuál es el primer recuerdo de un perro en tu vida?

Es mi primera perra, se llamaba Loli y era una Cocker que teníamos en casa., llegó porque yo quería tener perros y mis viejos me la dieron. Luego vino Juani, la encontró mi mamá paseando a Loli porque la habían dejado en la calle.

 

¿Cómo llegaste a la raza Rhodesian?

La raza es proveniente de Sudáfrica y yo no los conocía. Estaba buscando un perro y me recomendaron esta raza porque eran muy fáciles para convivir y así llegaron los dos. ¡Son perros muy cazadores de instinto! Han cazado varios cuises y palomas y hasta a veces me los traen como si fuera una especie de trofeo… me dijeron que cuando cazan hay que retarlos, pero yo no quiero hacerlo porque está en su naturaleza. Pero también son muy compañeros, están siempre con nosotros, son fieles y tranquilos.

 

¿Cómo es la rutina junto a Ziggy y Bob?

Siempre se adaptaron perfecto a nuestra rutina, tiene dos horas en el día en las que están muy intensos y quieren jugar, casi siempre es muy temprano y luego tipo 6 de la tarde comienzan de nuevo. A veces se ponen a jugar muy fuerte y hasta parece que se pelean, pero no es así. Con el tema del horario, pareciera que tuvieran un reloj incorporado, porque siempre hacen las cosas a la misma hora. Después de jugar suelen dormir la siesta adentro de la casa conmigo o están muy tranquilos a la hora del mate.

 

¿Cuál es su permitido?

¡La verdad es que Ziggy y Bob se portan muy bien, son muy, pero muy buenos! antes rompían un poco algunas cosas de la casa, pero son muy buenos porque juegan entre ellos y están acostumbrados a recibir el cariño de la gente.  Pero si tuvimos que ceder un poco con el tema de hacer pozos, porque era algo inevitable.

 

Vos soles viajar mucho por los torneos, ¿Cómo se llevan Bob y Ziggy con esto?

Cuando viajo, en general lo hago con mi novia y no queda nadie en casa, pero está Mari, la señora que nos cuida desde que yo soy bebé y es como mi tía, asó que ella se queda con los perros. Todo el tiempo que estoy fuera de casa le pregunto como están y le pido que me manden fotos, pero como tengo cámaras instaladas en mi casa también puedo verlos por ahí. Ella los cuida muy bien y ellos la aman. Pero cada vez que volvemos… ¡Es felicidad pura!

¿Cómo pasaron la cuarentena después de tanto tiempo de viajar?

Al principio fue complicado porque no los podíamos pasear y ellos lo necesitan, por más que tengan un patio gigante para correr y moverse, tienen que gastar energía. Después estuvimos muy bien porque yo pude pasar mucho mas tiempo con ellos y fue algo muy positivo para todos.

Si fueran tenistas o deportistas, ¿Quiénes serían?

¡Uy!, buena pregunta… creo que el macho es muy parecido a Nadal, pero hembra es más desconfiada con los desconocidos, es difícil saber quien sería.

¿Tuvieron algún susto?

Si, con Ziggy. Al principio de la pandemia tuvo una herida muy grande en una de sus costillas, pero no sabemos como se la hizo, creemos que quizás fue corriendo entre los árboles. La lastimadura era muy grande y estuvo un mes con el collar isabelino y separada de Bob… fueron días duros porque la teníamos que ayudar y cambiarle el vendaje, ir al veterinario con temor al coronavirus.  Hoy está bastante bien y se la bancó hasta que destrozó el collar isabelino.

¿Cómo ves la Argentina en comparación con otros países que son un poco más Pet Friendly?

La verdad es que en muchos países son realmente amantes de los perros, los sacan a pasear e incluso los torneos de tenis son Pet Friendly, porque hay perros que les llevan las pelotas a los jugadores. Además, esta bueno descubrir por el mundo las distintas razas que hay. Acá mejoró muchísimo el hábito de sacar a pasear al perro, como por ejemplo llevar la bolsita para recoger la caca. Creo que hay mucha mas conciencia de lo que hacen y cómo hay que cuidarlos. Incluso hay mucha más inclusión con los perros de la calle porque hay mucha gente rescatando y adoptando.

 

¿Qué crees que tiene que cambiar?

Yo creo fundamentalmente que debería haber aún más conciencia sobre el cuidado animal, pero no sólo con los perros, sino en general. Es hora de que el mundo esté mas regulado y no existan matanzas innecesarias… esto va más allá de los perros, es especismo. Creo que las cosas realmente pueden cambiar.

Últimas Notas de Tapa

Agus Cherri & Charrúa

Eleonora Wexler y su manada

Leo Sbaraglia & Félix

Fede Salles & Azul

Sin Comentarios