Sara & Bitch Stewart Brown

POR: GUADALUPE SANTOMÉ OSUNA

Bitch apareció en la vida de Sara gracias a que su hija Lola insistió en adoptar una perrita que vio por Instagram. Una vez instalada en su nuevo hogar, se desató una locura de saltos, abrazos, mimos y sobre todo iluminando con su alegría los días más grises con su belleza y ganas de vivir.

 

¿Cual es el primer recuerdo de un perro en tu vida?

Cuando yo tenía tres años pasamos un verano en la casa de mis primos en Timperley, a las afueras de Manchester, Inglaterra, ellos tenían  a Sam, un labrador color caramelo súper viejito y yo me había enamorado, lo volvía loco, lo cabalgaba y lo usaba de puff mientras miraba tele y dormía encima suyo.

 

¿Cómo llegó Bitch a tu vida?

Teníamos a Salsa, una bulldog francés en casa y Lola, mi hija, quería tener también un perro en la casa de su papá. Hasta el momento Salsa iba y venía entre las dos casas y mi ex se declaró incapaz de criar a un cachorro nuevo así que pidió que Salsa haga base en su casa y ahí nos pusimos a buscar un perrito para acá.

Lola vio en Instagram que la mamá de un compañero del colegio había encontrado tres cachorros en una curtiembre en Florencio Varela y los había rescatado, los vacuno y se los llevó a la casa. Llego del colegio  y me dijo: “llama ya a la mamá de Cameron”. Así fue que gracias a la familia MacGaw adoptamos a Bitch.

 

¿Cómo es su personalidad? ¿pensas que se parecen?

Lo que le llama la atención a todo el mundo además de ser tan cariñosa es que Bitch te abraza, se acerca a la gente y abraza. Es súper cariñosa, yo soy un poco así. Y después es súper intensa y ansiosa, no para, espero que sea porque aún es un poco cachorra. Pero básicamente es una perra súper feliz, disfruta todo lo que hace, transmite alegría.

¿Ella te inspira artísticamente?

No veo que haya mucha relación entre lo que hago y Bitch pero sí es súper compañera y cuando trabajo en casa se queda cerca y por alguna razón es súper respetuosa de las cosas con las que trabajo, hizo unos cuantos destrozos en la casa pero nunca tocó nada en mi estudio.

¿A qué le tiene miedo?

No le gusta quedarse sola. Se pone muy ansiosa y le tiene miedo a los ruidos metálicos. Creo que eso viene de un día en que paseando entre a buscar un café a un Starbucks en el Rosedal y la ate a un bicicletero pensando que estaba fijo al piso y ella salió corriendo con bicicletero y todo.

¿Tienen alguna rutina?

Los días de semana sale todas la mañanas con Daniela, su paseadora, y los fines de semana y los días que no sale de paseo porque llueve viene a correr conmigo. Le encanta. Después en casa se la pasa jugando. Vivo en una planta baja con patio así que pasa mucho tiempo ahí, se auto-revolea los juguetes, salta y los va a buscar.

¿Cuales son sus permitidos en la casa?

Somos súper relajadas con eso. Se sube a los sillones pero solo cuando estamos nosotros después prefiere sus almohadones. Yo normalmente no la dejo subir a mi cama pero Lola si asi que muchas veces duerme con ella.

¿Recordás alguna anécdota graciosa que hayas tenido junto a ella?

Le gusta nadar y se mete en los lagos de palermo tratando de perseguir a los patos y gansos, a mi me da un poco de miedo de se meta tan adentro, así que grito como desaforada para que vuelva mientras la gente alrededor se mata de risa y la aplauden.

¿Qué opinás sobre llevar a una mascota a un shopping o a cenar a un restaurant?

En principio me parece bien, depende mucho del carácter de la mascota, el dueño es el que tiene que saber y tener el criterio para decidir, yo era amiga de Fernando Peña que llevaba a Mono su caniche a todos lados y era súper educada, se sentaba en una silla y no se movía, un placer. Yo se que a Bitch no la podría llevar a un restaurant cerrado. Pero es una locura que no puedas entrar a una panadería o a un local cualquiera, debería ser lo más normal del mundo.

¿Qué crees que le falta a la ciudad para ser más pet friendly?

Exactamente eso, una legislación para que permitan a las mascotas entrar a los lugares donde nos movemos los humanos. Igual se que es cultural y quizás acá todavía no estamos preparados.

¿Crees que tener a tu perra te cambió la vida?

Si, me cambio la vida. Salir a correr con Bitch es una de las cosas más lindas de mi vida y me salva cuando estoy bajon, la miro y me digo no puedo dejarla sin salir y eso me obliga a salir a mi también y termina siendo súper beneficioso para las dos. Me cambia la onda.

 

¿Por qué adoptar es mejor?

Adoptar a una mascota es espectacular porque tiene todo lo lindo de incorporar un perro nuevo, como cuando compras un cachorro más el plus de saber que le estás dando lo mejor a un animal que quizás no tenía chances. Es súper gratificante esa sensación de sentir que los dos ganamos, además los perros mestizos son súper sanos y cariñosos.

 

SOBRE SARA:

Sara es periodista y artista plástica. Compartió su vida junto a Jorge Lanata durante muchos años y de ese amor nació su hija Lola y el acto de valentía más grande de todos: fue ella misma quien le donó un riñón a su ex marido para que pueda seguir viviendo. Además de ser una mujer muy valiente, nada la detiene, ya que entrena con su perra Bitch para correr maratones y tiene su propia galería de arte, @PuntoKiwi, donde vende todas sus producciones de arte.

 

Últimas Entrevistas

Angie Landaburu & Alaia

Diego Weizs y Oso

Malena Villa y Lionel

Dogfluencer del mes: Lolita the alien

Sin Comentarios