Robertito Funes Ugarte

El conductor de “Noches Mías” (C5N), convive con dos bellos Golden. Pampa, tiene diez años y es hija de su recordada Milonga, y Pancho fue rescatado por Nora Portela y Robertito no dudo en adoptarlo. Los tres viven en perfecta armonía en una casa ideal para sus perros.

Por Isabel de Estrada

www.fundacionzorba.org

Cuando habla de Milonga se emociona. De ella le quedo el recuerdo de mil momentos compartidos  y “La Pampa”, como le dice él, a la bellísima Golden que lo acompaña desde hace diez anos, hija de su adorada Milonga. Hace un año se sumó Pancho, otro gigantesco Golden rescatado por Nora Portela y a quien Robertito le tuvo que tener mucha paciencia .“Pancho es guapísimo y bien gaucho, pero al principio fue muy duro pues se escapaba, se portaba muy mal, era tosco y caprichoso” recuerda. Lo tenían todo el día atado. De a poco se fue tranquilizando y hoy ya somos tres. Hoy se porta bien y conoce todos mis momentos, dice este periodista a quien desde hace unos años nos hemos acostumbrado a ver en la pantalla con sus agudos comentarios.

Viven todos en una colorida casa de Palermo con una gran terraza, patio y jardín, pensada para todos “Me canse de que los cuidaran mal. Ahora cuando viajo se quedan aquí”, asegura Robertito, como lo llaman muchos. Juega con Pancho y Luna, dando vueltas, en el piso, saltando. Tiene un don especial con ellos y juegan a la par.

Pancho, a quien Robertito llama “perro ardilla” pega unos saltos hasta el cielo a pesar de su enorme tamaño. Parecen perros de circo, a la mínima orden, posan para nuestra cámara cada uno en un sillón, o se acuestan divertidos dispuestos a jugar. Ellos tienen sus rincones en la casa y algunos terrenos tomados. Otros claramente prohibidos salvo raras excepciones, como hoy .

¿Cuál fue tu primer perro?

Milonga, la traje de México. Viaje con ella por todo el mundo, hasta que vine a vivir a la Argentina. Durante un corto periodo mientras me instalaba y hallaba alojamiento se quedo con mi mamá en Mendoza. Allí tuvo cría y nacieron doce cachorros. Luego Milonga murió y sufrí tanto que decidí no tener más perros. Para consolarme mi madre vino desde Mendoza con Pampa, una de las doce cachorros de Milonga que nadie había querido y aquí se quedo. Es una reina, hace casi diez años que esta conmigo, me acompaña en las buenas y en las malas.

¿De dónde nace tu amor por los animales?

Me crié con perros, loros y hasta un zorro tuvimos. Vivíamos en una casa en un barrio de Mendoza.  Mi mamá es recontra bichera. Tiene tres perros.

¿Cuándo vas a trabajar se van con vos o quedan en casa?

Me las llevo a trabajar cuando hago los móviles en vivo y ellas están conmigo. Me ayudan muchísimo! Rompen el hielo..

¿Alguna anécdota con ellos?

Una vez estaba en Punta del Este en la playa nudista de Chihuaua con Pampa y Pancho bañándonos en el mar. Un mujer muy linda no paraba de decirme lo lindos que eran. Ellos se sacudían y la llenaban de arena y ella no paraba de reírse. Era Naomi Campbell, no la había reconocido. Nos hicimos amigos.

¿Dónde duermen?

Tienen dos lugares en la casa. No duermen conmigo a menos que estén recién bañados o quiera abrazarlos.

¿Cómo es la rutina de ellos?

Se levantan y salen a a pasear conmigo o con Benita, la señora que me ayuda en casa. Si llueve están en el playroom, donde pueden salir a la terraza y si no en el patio con sus cuchas. Cuando yo llego Pampa pasa a su rincón en la cocina y Pancho arriba.

¿Qué es lo que mas te gusta hacer con ellos?

Estar acostado en el piso haciéndoles masajes en las manos, llevarlos  en bicicleta, meterme en el mar con Pampa que barrena las olas.

¿Qué te da compartir la vida con tus perros?

Sabiduría, me enseñan todo el tiempo, compañía, y una relación incondicional que no te la dan los seres humanos.

¿Cómo es Buenos Aires con respecto a los perros, amigable?

Buenos Aires es amigable con los perros pero me molesta que no puedan entrar a ningún lado. Me resulta increíble que no puedas ir en el tren. Nos falta evolucionar mucho en este tema. Aquí en Palermo la gente es muy cariñosa con los animales. Si vas a un restaurante en seguida les dan agua, los cuidan. En Europa podes viajar por todos lados con ellos.

¿Cómo se comportan en la calle?

Tenemos un recorrido y la gente ya los conoce. Son mangueros!! En los restaurantes piden y les dan. La gente se acerca y los toca. Vienen los chiquitos  y se ponen a jugar, ellos son los protagonistas cuando estoy con ellos yo paso a segundo plano.

¿Qué pensas de la cantidad de animales abandonados que tenemos en Argentina?

Los veo, especialmente en las rutas y en la playa.  Me parte el alma. La gente no asume que un perro no es un elemento decorativo. Es un miembro de tu familia y tu responsabilidad.

¿Qué harías para evitar esto?

Haría que fuera punible abandonar un animal, multaría al que le esta haciendo un daño. Concientizaría para que la gente pensara muy bien antes de tener un perro, haría que fuera una obligación tener las condiciones necesarias para tenerlo. Muchas veces los padres compran perros a sus hijos y luego los abandonan porque se dan cuenta que requieren mucho trabajo. Para mi abandonar un perro es como abandonar un hijo.

¿Levantaste algún perro de la calle?

Si, al Rata. Lo vi en la puerta del supermercado esperando comida y me siguió. Decidí incorporarlo. Lo lleve a casa, lo bañe. Cada tanto se iba, era libre, estaba acostumbrado así. Un día no volvió.

¿Un sueño?

Salimos con mi cabriolet y vamos a pasear. Se sientan Pampa adelante y Pancho atrás. Les encanta! Sueño con recorrer toda la Argentina con ellos. Ir a los Valles Calchaquíes, que se bañen en los ríos y que me permitan tenerlos en los hoteles conmigo.

Últimas Entrevistas

Sara & Bitch Stewart Brown

Angie Landaburu & Alaia

Diego Weizs y Oso

Malena Villa y Lionel

Sin Comentarios