Jane Goodall

Jane es una leyenda viviente. Es científica, etóloga y primatóloga. Tiene 86 años y es considerada una de las 100 personas mas influyentes del planeta. A los 26 años Goodall, se fue a África para estudiar a los chimpancés en libertad, bajo la supervisión del Dr. Leaky, un paleontropólogo inglés. Allí descubrió que no solo tenían el mismo tipo de emociones que los humanos sino que todos tenían diferentes personalidades, y muchas similitudes con nosotros. El chimpancé es nuestro pariente más cercano. Jane comprobó que eran capaces de crear sus propias herramientas para sobrevivir. Su trabajo de campo es uno de los más valiosos y prolongados sobre animales en libertad que exista, cambió el modo de comprender los animales y revolucionó el mundo científico.

 

La Dra. Goodall, este ícono de la defensa de los animales y el medio ambiente, Mensajera de la Paz de la ONU y Dama del Imperio Británico, viaja 300 días al año para llevar su poderoso y claro mensaje hacia todos los puntos cardinales, haciendo oír su dulce y firme voz, alertando acerca del cambio climático y promoviendo una armónica coexistencia con todos los seres vivos. Es certera, empática, compasiva e inteligente. Apela siempre al corazón de la gente sin dejar de decir todo lo que los seres humanos no estamos dispuestos a comprender:  o dejamos de manipular a la naturaleza y a los animales  o nos quedaremos sin nuestra casa, la tierra. En breve saldrá su último documental con el National Geographic ¨The Hope¨ .

Jane pasa la cuarentena en Inglaterra, en su casa natal, junto a su hermana, un whippet y un galgo, “Bean”, rescatado de las carreras y tengo el privilegio de entrevistarla a través del Zoom, debido al coronavirus, claro. Pues de lo contrario estaría viajando. Detrás de ella, una biblioteca llena de libros, adonde se destaca una foto en blanco y negro. Es ella muy joven, junto a un perro negro: Rusty, el perro de su vida.

“En el colegio yo aprendía una cantidad de cosas de los libros, pero Rusty fue mi verdadero maestro dice Jane. Me enseñó realmente lo importante, como las cosas que aprendí con mi madre. Rusty no era mi perro” explica Jane. “Yo paseaba un lindísimo Collie que se llamaba Buds, y pertenecía a la dueña del negocio de dulces, en el pueblo, que no tenía tiempo para pasearlo. Yo tenía diez años y le ofrecí hacerlo. Cuando paseábamos, se nos unía una bolita negra que vivía en un hotel a la vuelta del negocio, pero ellos no tenían tiempo para él. El adoraba venir con nosotros, pero como Buds era el perro lindo y de pedigreé, yo tampoco tenia tiempo para esta bolita negra. Terminábamos los paseos en un gran jardín, y una vez allí, yo trataba de enseñar a Buds algunos trucos, como darme la mano. Le daba la orden y tomaba su mano en mi mano, pero él no entendía. En una de las tantas veces que intentaba enseñarle le dije por tercera vez, Dame la mano Buds! Pero solo me miraba. De repente una manito negra se levantó para darme la mía. Era  Rusty! Yo seguí buscando a Buds para dar paseos, pero era Rusty quien entraba a mi casa, se acostaba en mi cama, se quedaba con nosotros a la noche y venía conmigo a todos lados. La gente del hotel estaba contenta. El llegaba todos los días a las 6.30 y ladraba afuera de mi puerta. Mi tía Olly lo hacía entrar. Era fisioterapista de niños y se levantaba muy temprano. Rusty subía a mi cuarto. Volvía a su casa para comer y después se quedaba hasta que nos íbamos a dormir. Recién ahí volvía a su casa. Rusty me enseñó acerca de las relaciones con los animales.” Recuerda emocionada tomando la foto en sus manos.

 

Jane, en qué momento de su vida empezó a amar a los animales?

Nací amando a los animales. Mismo estudiando las lombrices, en mi cama. Cuando yo tenía 18 meses de vida.

 

Cuál es el primer recuerdo que tiene de un perro?

Crecí con una bull terrier blanco llamada Peggy y no tengo recuerdos de mi vida sin ella.

 

Todos sabemos que usted ama a los perros y siempre nombra a Rusty. Qué descubrió a través de él?

Yo ya había estado estudiando a los chimpancés durante dos años y me dijeron que tenía que obtener un título. Nunca había ido a la Universidad porque no podíamos. Estaba muy nerviosa cuando empecé. Además los profesores me decían que había hecho todo mal. No podía decir que los chimpancés tenían personalidad y emociones, pertenecían solo a los humanos.  Pero gracias a mi magnífico maestro de la infancia, Rusty, yo sabía que respecto a esto los maestros estaban completamente equivocados. Gracias a él, no bajé los brazos. Hoy la ciencia ha aceptado que no somos los únicos seres con personalidades, mentes y emociones y que somos parte del reino animal. Le debemos a Rusty un enorme agradecimiento. Uno no puede pasar tiempo con cualquier animal y no saber esto.

 

Usted dijo alguna vez que se siente completamente feliz en compañía de un perro. Me podría decir las razones?

Cuando tenemos una estrecha relación con un perro, es una relación de confianza absoluta. Se que siempre me será leal y que me amará incluso si hiciera algo estúpido. Y el perro sabrá también que puede confiar en mí. Es lo más cercano que uno puede tener al amor incondicional. Esta es la razón por la cual hacen maravillosas terapias con perros y personas con PTSD, niños con autismo y en hospitales.

 

Por qué piensa que fue el perro y  no otro animal se convirtió en el mejor amigo del hombre?

Probablemente por la larguísima historia, cuando los lobos y los cazadores prehistóricos desarrollaron esta relación

 

Cómo tratan a los perros en África?

Es muy diferente en cada país. Pero muchísimas veces no los tratan demasiado bien. Pero gracias a Roots & Shoots, el programa, las cosas están cambiando. Nos gusta pensar que amamos mucho a los perros en UK, pero también tenemos muchísima crueldad con las peleas de perros, con las carreras de galgos (que ahora pararon), en la cría de cachorros y en las investigaciones científicas.

 

¿Crees que los chimpancés pueden tener una buena relación con los perros? ¿Alguna vez los vio interactuar?

Absolutamente. Existe un vínculo maravilloso entre los bebés chimpancés cautivos y los perros, lo he visto muchas veces. Ahí están Rickie y Henri. Si quieres leer esa historia, ve   https://storytime.janegoodall.org/Es uno de esos libros que le leo a los niños encerrados. Pero he sido testigo de otras 4 amistades de perros chimpancés bebés, compañeros de juego. Pero este es el mejor.

 

¿Sabes que en Sudamérica, en parte debido a la pobreza, puedes ver cientos de perros callejeros en las calles, descuidados y abandonados, incluso torturados? ¿Cuál será su consejo para resolver este problema? ¿

Este es el caso de muchos países. Por lo general, una persona inicia el proceso. Una amiga mía se fue a la India y cuando regresó de licencia (era maestra) me dijo que no podía regresar, era demasiado desgarrador. Dije «Tómalo un perro a la vez». Regresó, rescató uno, lo trató y le encontró un hogar. luego hizo lo mismo con un segundo. Entonces una de sus amigas ayudó y tomó a otra. Después de 6 meses había un grupo de ellos y comenzaron un santuario


¿Considera que la violencia hacia los animales está directamente asociada a la violencia hacia los seres humanos?

Hay estudios que demuestran que este es el caso. En China y Asia en general, comen carne de perro. ¿Crees que esto es diferente a comer carne de vaca, caballo o mono? De hecho, en China ahora está prohibido comer perros, y en la mayor parte de Corea lo mismo. Pero pienso en los cerdos. Son tan inteligentes como perros. Sin embargo, los occidentales se estremecen al comer perros y consumen felizmente tocino. Echa un vistazo a «Pigcasso» (fíjate en la «g») en Google y elige el primero de los tres videos que aparecen (borde amarillo, realizado por Nat. Geographic) y verás lo que quiero decir. Igual de malo para comer cerdos, caballos, burros o monos.

 

¿Qué opinas de las carreras de galgos? ¿Los prohibirás? ¿Conoce el maltrato hacia esta carrera en España, Argentina y otros países de Sudamérica?

Si tan solo pudiera ser divertido para ellos, como los caballos. Creo que les encantaría. También caballos. El entrenamiento, y lo que les sucede después, es terrible. En EE. UU., Reino Unido e Irlanda. En todas partes donde hay carreras. Debido a esto, mejor prohibir las carreras. Al menos en su forma actual.

 

Dijiste que Callie y Bean, los dos galgos con los que vives en Inglaterra no son perros !! ¿Cómo describiría su carácter?

No, Bean es un whippet, es más como un gato y muy poco expresivo. Sin saludo adecuado. El único perro que he conocido al que no le gusta pasear. Nunca lo hizo. Callie muy dulce y cariñosa. Pero mi tipo de perros son los que están muy emocionados de verte.

 

¿Por qué Charlie era tan especial en tu vida y dijiste que aún lo extrañas?

¡Charlie era una mujer! Ella era una cruza de pitbull. Ella era muy cariñosa y adorable. Todos la adoramos. Gran personaje. El anterior al que amaba era otro chucho, pero no estoy seguro de qué era realmente: whisky. Lo amaba absolutamente. Cuando tuve que irme de gira me entristeció mucho. Él también. Pero lo tenemos como un perro familiar y sabía que tendría que irme. Desafortunadamente, se unió a mí. Pero todos lo amaban. Empecé a dejar mi maleta empacada entre giras ya que él se deprimía mucho cuando hacía las maletas. Una vez que bajé por la mañana, había sacado toda mi ropa y estaba en la maleta. Casi me rompe el corazón. Antes que él estaba Cida, un collie transfronterizo; todos fueron rescatados del refugio (RSPCA). Amaba a Cida. Tan increíblemente inteligente.

 

En qué actitudes crees que te pareces a tu perro, si lo piensas?

No tengo perro. No he podido tener uno durante años. No es justo si viaja. Cida, Whiskey y Charlie eran todos perros para la familia, no mi perro, como lo era Rusty (aunque no me pertenecía)! No habría ido a África si él hubiera estado vivo. No podría haberlo dejado. .

¿Un mensaje a los lectores OHMYDOG!?

No hay nada tan maravilloso como tener un perro o un gato como compañero. No es justo conseguir uno si no tienes tiempo para estar con él o ella. Y si estás fuera parte de cada día es mejor tener dos, ya que pueden ser compañeros. Rusty se disculpó si hacía algo que sabía que era malo, como robar un trozo de comida. Se acostaba de espaldas y se meneaba. Pero si hablaba mal cuando él no se daba cuenta de que había hecho mal, se sentaba frente a la pared e incluso si le ofrecía un regalo o decía «Walkies», ¡no se movía hasta que me arrodillaba, lo abrazaba y me disculpaba! Hizo esto dos veces, el único perro que he conocido que se haya comportado así. ¡Mi hermana tenía un acechador que era un ladrón! Sabía que estaba mal. Por lo general, cuando ella regresaba después de comprar, la saludaba. Cuando no corrió hacia la puerta, ella supo que había hecho algo malo. Él estaría acurrucado en su silla, con las orejas hacia atrás, una imagen de culpa. Pero nunca había comido lo que robó. Todos los perros son diferentes, tienen diferentes personalidades, es posible que deban ser entrenados de diferentes maneras. Es tan importante entender. Ser firme pero siempre razonable y ver las cosas desde el punto de vista del perro.

¿Qué crees que diría de ti, los perros con los que compartes parte de tu vida?

Creo que dirían que me amaban ¡Gracias Jane !

 

 

Por Isabel de Estrada

Autora de “Perros sin Collar”, “Correr para Vivir”, “Buenos Aires Guau” y “ Aullidos en el Viento”

Presidente Fundación Zorba

 

Últimas Entrevistas

Muni Seligmann & Coco

Barbara Ruffini

Los Lopez Dietrich

Alfio & Sylvita Pereyra Iraola

Sin Comentarios