La manada de Tatiana Schapiro

La periodista presenta a Jordan, Clementina y Clota, los tres hijos perrunos de su gran familia ensamblada. Y asegura: «Que los chicos crezcan con perros me parece una maravilla”

 

Por Paula Labonia

Fotografías: Soledad Fernandez Arana

 

-¿Siempre te gustaron los perros?

-Sí, soy muy perrera desde siempre. Aprendí a caminar con un perro. No concibo la vida sin ellos. A los 12 años tuve una perrita que usaba carrito para caminar y la sacaba a pasear a la mañana temprano porque pensaba que le daba vergüenza que la vieran. Y todo perro que encontraba en la calle lo llevaba a mi casa. De más grande hasta he vacunado contra la sarna a algunos perros callejeros.

 

-¿Cuál fue tu primer perro de adulta?

-Cuando me fui a vivir sola a un departamento tuve un Golden que se llamaba Rocco. Lo pasaban a buscar todos los días para llevarlo a una colonia. Malena, mi hija, vivió con él cinco años más o menos.

 

-¿Y los actuales cómo llegaron?

-Después de que falleció Rocco vino Clota. Mi hija les tenía miedo a los perros porque uno la había mordido, por eso me pareció buena idea traer una cachorra, para que no quedara asustada. Y en paralelo me estaba poniendo de novia con quien es mi marido actual y llegó Clementina, que es la perra de su hija Lara. Clota y Clemen tienen 3 años. Después nos vinimos a vivir juntos y trajimos a Jordan (en mayo cumple 2 años). Fue seis meses antes de quedar embarazada de Joaco.

 

-¿Cómo fue la adaptación con la llegada de Joaquín, hace cinco meses?

-Debo admitir que la adaptación de Male cuando nació fue más fácil porque yo tenía sólo a Rocco. Ahora son tres que se potencian mucho. Primero los hacíamos olfatear las cosas que íbamos comprando durante el embarazo. Después vino un adiestrador a las semanas de que naciera Joaco para que viera el comportamiento y la dinámica y si estaba todo bien. Los perros en esta casa son hijos. Se le enseñará a Joaquín a cuidarlos como se merecen y a ellos tres cuáles son sus límites.

 

-¿Lo aceptaron enseguida?

-Clota es una Golden así que no hay chance de que le vaya a hacer nada. Ella fue la primera en conocerlo. Los íbamos acercando de a uno. Clemen, la salchicha, no tiene poder de daño. Con el que mas miedo teníamos es con Jordan, que es el más grandote, pero al final es el que menos le presta atención.

 

-¿Cómo son y qué les gusta hacer a tus hijos perrunos?

-Clementina es una perra consentida y mimada. Vive en la habitación de Lara. A Jordan, que es el primer hijo del ensamble y llegó directamente a esta casa donde vivimos ahora, le encanta estar en el parque. Y Clota es igual de intensa que mi hija. Son mejores amigas.

 

-¿Juegan entre ellos tres?

-Sí, aunque Jordan sigue pensando que tiene el tamaño de un cachorro. Pero Clemen le pega unos ladridos que lo para en seco cuando juegan. Así que encuentran la forma.

 

-¿Cómo hacés para dividirte entre tu casa y el trabajo?

-Trabajar de algo que te gusta te lo facilita. De lunes a viernes estoy en “Todas las tardes” y el fin de semana en “Quedate”, por el nueve. También trabajo en Infobae y en Radio Nacional. La verdad es que además de tener a alguien que nos ayuda, hacemos todo de a dos con mi marido. Y los chicos colaboran mucho. Con los perros se reparten las tareas. Sebastián, el otro hijo de mi marido, que tiene 16 años, se ocupa un montón de Jordan. Que los chicos crezcan con perros me parece una maravilla.

 

Cuenta de Instagram: @tatischapiro

Últimas Entrevistas

Pachu Peña y Maddie

Nacho Elizalde y Tranca

Damián Kuc y Minerva

La manada de Nicole

Sin Comentarios