La manada de Astrid

Vivir en varios lugares, es el sueño de muchos. Astrid Perkins alcanzó ese ideal con el plus de hacerlo acompañada por sus cuatro perras y su marido Matías Soriano. La base es en la Patagonia, en un Lodge  en Bahía Bustamante, rodeados de una naturaleza única. Luego migran para Luján, en el norte de la provincia de Buenos Aires para más tarde cruzar el Río de la Plata para y hacer base en Uruguay. Siempre acompañados por su manada.

 

 

Cuál es tu primer recuerdo de un animal en tu vida?

Me crie entre perros (muchos!) y caballos, porque crecí en el campo. La primera perra que recuerdo es a Petunia, una bóxer de mi papá, pero también tuve un Avestruz (si, como las africanas). Nunca entendí bien como llegó. Yo tendría 2 años, pero me acuerdo que estaba con mi abuela y nos corría. Mi abuela aterrorizada.

 

Cómo van a apareciendo tus cuatro perras?

Bahía apareció como un regalo de cumpleaños de 40 a mi marido. Mecha apareció poco después regalada por una prima mía, después de la trágica muerte de mi perro Duka. Capu es hija de Bahía y Aurora hija de Mecha.

 

Cómo es la vida en la Patagonia, con tus cuatro perras y otros mucho animales salvajes?

Ellas están llenas de rutinas. Capu es la que amanece más temprano y acompaña a Matías hasta su escritorio o al taller. Las demás me acompañan un rato mas tarde al gallinero y a la huerta. Tipo 10, Mecha exige jugar. A las 19 hrs exige lo mismo. Y cuando digo exige, es textual. Tenes que jugar si o si, porque ladra insistentemente hasta que te rendís. Tiene muchísima energía.  Aurora es súper tranquila y súper celosa. A las cuatro les encanta salir a caminar o a correr al lado de la bici. Por suerte no molestan a la fauna local, no ladran ni corren animales. Pero tienen un enemigo y es el peludo. Los peludos son la mayor amenaza para mis gallinas y ellas lo saben pero lo extienden a cualquier peludo que ven. A los zorrinos les tienen respeto, por suerte!

 

Quién es el/la líder de la manada y por qué?

Definitivamente Mecha. Nadie come si ella no da el OK. Y es la alarma de la casa! La primera en oír , ver y ladrar…

 

Cómo es la rutina de los perros tanto en Bahía Bustamante como cuando viajan a Luján?

En Bustamante son grandes compañeras, y los huéspedes que vienen al Lodge las aman. Tienen programas favoritos y saben exactamente cuando están por suceder. Por ejemplo: ir a la playa o ir a caminar. Saben exacto cuando me empiezo a preparar para eso y ladran excitadísimas. Se ponen insoportables. En la playa, Aurora ama buscar cangrejos en las piletas que se arman entre las piedras, mete el hocico y los saca. Todas aman el agua. Pero la gran nadadora es Mecha. Las 2 Jack Russell siempre duermen adentro, Aurora en la cama. súper malcriada. Y las 2 Border collies tienen sus cuchas afuera. Para viajar, las dos más grandes viajan atrás en la caja, sobre sus cueritos de oveja. Y las chiquitas viajan adelante. Aurora le tiene miedo a los ruidos de camiones asique viaja tapada con una campera como si estuviera metida en una cueva! Mecha ama mirar por la ventana y ladrarle a otros perros. Cuando estamos cerca del cruce al campo en Lujan o llegando al cruce de la ruta que baja a Bahía Bustamante, se dan cuenta y las 2 Border collie se ponen a ladrar, mientras que las Jack pegan la nariz a la ventana. En Lujan conviven en paz con cuatro perros más. Tres de ellos hembras. Aunque algún que otro incidente ha habido, cosas de celos pero nada grave.

 

Cuál es la más parecida a vos y por qué?

Mecha lejos! Por el carácter, la curiosidad, el amor por la comida y por la energía.

 

Cómo describirías las razas?

Las Jack russell son pegotes, falderas, juguetonas, curiosas, obsesivas por la comida y el juego. Y con gran instinto cazador, sobre todo de lauchas y peludos.

Las Border collies son fieles, desconfiadas, obedientes y rústicas. Y sufren horriblemente la ausencia de mi marido, son muy apegadas. Tienen obsesiones insufribles, como ser ladrarle a los pájaros, ladrarle a las olas y ladrarle a las ruedas de la bici.

 

Tuviste muchos eventos en dónde los perros eras más que bienvenidos, uno fue tu casamiento?

Si, mi vida son mis perros. Sobre todo porque no tenemos hijos. Así que cualquier evento que hagamos es pet friendly! En el casamiento hubo hasta 10 perros. Y en mi cumple de 50 años hubo unos seis o siete perros. Me crie así, en una familia amante de los perros, que siempre estaban en cualquier evento familiar. Las peleas abajo de las mesas de asados eran bastante normales, y volaban patadas para todos lados para acomodar a la perrada.

 

A qué le tienen miedo o mucho respeto?

Las Border collie sufren mucho las tormentas y cualquier explosión o ruido fuerte.

Las Jack Russell le tienen miedo a algo muy particular: a cuando me hago las manos o me corto las uñas. Pánico a la lima de uñas y a el alicate. No tengo idea de donde ni porque, jamás les corte las uñas.

Después le tienen respeto a los zorrinos. Ya los padecieron bastante en sus primeros encuentros. Los zorrinos son de levantarles la cola en la cara y hacer lo suyo. Y las perras sufren un ardor tremendo en los ojos.

 

Cómo pasaron la pandemia ?

Nos quedamos en Bahía Bustamante y los meses de más frio y lluvias (Junio y Julio) tuvimos a las cuatro perras viviendo adentro y a las dos gatas también. Fue un poco asfixiante (risas). Pero disfrutamos mucho, como siempre. Yendo a ver las ballenas a la costa, descubriendo la nieve y haciendo fogones en la playa.

 

Por qué compartir la vida con ellos?

Porque no entiendo la vida sin perros. Si no fuera por el límite que pone Matías, tendría 20 o más. Es el verdadero amor incondicional. Y además me divierten muchísimo.

 

 

Últimas Entrevistas

Debora D´Amato

Dani La Chepi & Toyo

Diego Leuco, Simba y Nala

La manada de Nequi Galotti

Sin Comentarios