Ezequiel Campa & Roma

El destacado actor de Stand up presenta a su clan mascotero conformado por dos gatas y una perra que, inesperadamente, llegó para adueñarse de su corazón… ¡y de sus redes!

 

Por Paula Labonia

Fotografía Flor Petra

 

(Nota)

 

-Es increíble la cantidad de seguidores que te piden contenido de tu perra Roma en las redes, ¿pensaste en abrirle las suyas propias?

-No, ¡me parece demasiado! Además sería otra cosa para estar pendiente. Con las redes tengo una especie de amor-odio. Son una herramienta fundamental, sobre todo en lo que hago yo, pero a veces quisiera no tenerlas. Me requieren mucho tiempo y tengo que estar atado al teléfono.

 

-¿Y un show con ella?

-Tampoco. No la quiero hacer laburar. Hablo mucho de Roma en el show que estoy haciendo ahora y una vez la llevé a Mar del Plata y subió al escenario. Pero no más que eso.

 

-¿Cómo se lleva con sus hermanas felinas?

-Re bien. El único momento donde hay enfrentamiento es cuando mi novia y yo estamos comiendo. Todas nos empiezan a pedir.

 

-¿Ligan algo?

-Tratamos de que no. ¡Para que haya un límite aunque sea!

 

-Mmm, eso me lleva a preguntar dónde duermen…

-Y… te imaginarás. Tenemos un conflicto con Roma que es que yo no tengo manera de decirle que no. Y no es tamaño caniche precisamente. Así que dormimos los cinco en la misma cama. ¡No nos podemos mover!

 

-¿Cómo llegaron a tu vida?

-Goneta es la más grande, tiene diez años. Vengo de una familia muy bichera y nunca tuvimos un animal que no fuera rescatado. Por eso a la hora de buscar un gato ni se me pasó por la cabeza la idea de comprar. Yo quería uno negro porque me parecen hermosos y sé que mucha gente no los quiere por una cuestión de superstición. Fui con una amiga a buscarla. Los gatitos recién nacidos corrían para todos lados. Fue la única que pude agarrar cuando me pasó por al lado. No es que pude elegir.

 

-¡Te eligió ella a vos!… ¿Y África?

-África, que tiene cinco años, ya la tenía mi novia. La rescató ella misma de las vías del tren. Mi novia también es recontra bichera. Creo que no podría estar con una persona que no tenga afinidad con los animales porque a mí me gustan demasiado. Siempre supe que iba a tener mascotas. Aunque Roma fue inesperada, porque no estábamos pensando en tener un perro, por lo demandantes que son.

 

-¿Qué les hizo cambiar de idea?

-Desde el principio pareció ser nuestra perra. Yo la encontré un día manejando por una ruta descampada en Pilar. La vi y me pareció que estaba perdida. Cuando me bajé la llamé y súper confianzuda se acercó. Fui a tocar las puertas de quintas cercanas a ver si era de ahí pero nada. Me la llevé a mi casa. El primer fin de semana publicamos fotos y tampoco apareció nadie. A los pocos días vino gente a casa y se llevó bárbaro con todos. Un amigo me dijo: “Esta es tu perra”.Nos miramos con mi novia y dijimos: “Che, ¿qué onda?”.

 

-¡Ya se los había comprado!

-¡Sí! Nosotros somos como bastante libres y no nos gustan los compromisos o depender… no tenemos hijos ni queremos. Y a los perros hay que dedicarles más tiempo. Necesitan paseos, cuidados…

 

-¿Y cómo los terminó de convencer?

-Esto fue hace tres años. Las gatas todavía no convivían, una estaba en nuestra casa quinta y la otra en nuestro departamento, entonces dijimos: “Si las juntamos a todas y se llevan bien, se queda la perra”. Y así fue.

 

-¡La manada ideal!

– Sí, son lo más. Tener mascotas me alegra el día, la vida. Estoy en una reunión y quiero volver a mi casa para estar con ellas. Todo lo pensamos en torno a las tres. Eso sí… ¡son caras! Me vendría bien un canje.. ahí te hago el show con Roma, lo que quieras (risas).

Últimas Entrevistas

La manada de Nequi Galotti

Floxie una travel blogger dog friendly

Soledad Larghi & Piscu

Nana In Seúl, Lola y Asia

Sin Comentarios