Moron, el perro que inspiró un libro

El perrito isleño en muy poco tiempo se transformó en citadino, y formó una familia junto a Fabian Muggeri y Juan Fernando Garcia. La edición de poemas fue pensada en diálogo con fotos de Morón en ese paisaje que evocaron los poemas, que es el Delta.

¿Morón es el nombre del protagonista del primer libro de tu editorial, a qué se debe semejante honor?

F: El sello Muchos libros felices surge a partir del proyecto www.muchosdiasfelices.com, y está íntimamente relacionado con la dicha y con la celebración de las cosas positivas. Es un sitio en el que los que participan comparten momentos de dicha. Abrir este sello con los poemas de Juan, que tiene como hilo conductor a Morón, nuestro perro, ameritaba “semejante honor”.

¿Cómo y cuándo llega a la vida de ustedes?

F y J: A Morón lo encontramos a orillas del arroyo Marchini en el Delta, en febrero de 2007. Unos amigos se fueron a pasar las vacaciones allí, y al ir a visitarlos nos presentan a “Orejas”, un simpático mestizo que tenía “algo de Pitbull con algo de Bambi” y lo veían ideal para nosotros que fantaseábamos con la idea de tener un perro. Pasamos dos días con él y la idea cada vez más fue haciéndose realidad. Una semana después, cuando ellos ya se volvían a la ciudad, Juan lo fue a buscar. Cuando llegó a casa, en ese momento en Colegiales, se sintió cómodo y el perrito isleño en muy poco tiempo se transformó en citadino.

¿Su nombre tiene algún motivo?

F: Motivo fundado no tiene. Con Juan, cuando comenzamos a fantasear con la idea de tener un perro, imaginábamos los posibles nombres. En época de estudiante, Juan vivió en Tolosa, y ese era un nombre que nos parecía simpático para una perra, al buscar una localidad para un perro, Morón vino a nosotros. Al verlo, recordamos ese juego previo y así quedó el nombre para este rubio que tiene alma de morocho.

¿Tiene muchos sobrenombres?

F: No muchos: Moroncho, Moro y algunos derivados del nombre.

¿A quién se parece más y por qué?

F y J: Como todos los perros, creo que tiene cosas de ambos, es un perro muy franelero y a su vez con una mirada muy penetrante y certera, interpela al que lo mira. Ambos podemos tener esas facetas en nuestro carácter.

¿Cómo es el vinculo entre los tres? ¿Quién manda?

F: El vínculo es de complicidad mutua, nos llevamos muy bien los tres, hacemos lindo equipo. Quizás la palabra de “autoridad” la tiene más Juan, yo soy bastante más permisivo y Morón especula con eso a la hora de conseguir algo que sabe no le esta “del todo” permitido.

¿De que trata el libro?

J: Son una serie de poemas sobre la vida cotidiana, la observación del paisaje, y la memoria como tensiones líricas. Formalmente, intercalados, mis paseos con el perro que está enraizado a lo cotidiano de mi vida, de nuestra vida. Y él es parte del paisaje que evoco hace tiempo en mis poemas, que es el Delta: el “locus” amoroso.

Y la edición fue pensada siempre en diálogo con fotos de Morón, que sacábamos por ahí.

¿Tiene algún TOC?

J: Yo diría que el TOC es inherente al perro. Repite el entusiasmo en lo cotidiano: la alegría desmesurada a la hora de salir (y sale tres veces al día), la voracidad frente a su comida. Y como particularidad: le gusta acompañarme al baño.

¿En qué acertaron en su educación y en qué no?

F y J: Creemos que no fuimos muy rígidos con su educación, somos padres muy permisivos. Un acierto es haberlo transformado en un perro muy buena onda con los humanos, es muy simpático y amoroso con todos. Un error es no haber hecho lo mismo con sus pares, tiene muy pocas pulgas a la hora de relacionarse con ellos. Es muy territorialista.

¿Cuál es el estado mental habitual de Morón?

F y J: La felicidad y la alegría, siempre está con una sonrisa y una mirada vivaz a mano.

¿Qué cosas tiene de humano Morón y que ustedes de perros?

F: De humano lo que más tiene es la mirada, tuve muchos perros y ninguno mira como él. Nosotros de perro tenemos la avidez por el mundo, estamos atentos a todo lo que sucede y nos llama la atención. No perdimos el poder de la sorpresa y eso está bueno para encarar cualquier proyecto.

¿Cómo es la vida sin perros?

F y J: Es difícil imaginarla. La vida con perros, siempre es mejor. A nuestro parecer, los mestizos tiene ese plus de complicidad y hermandad que todo lo mejora.

Cuenta de TW:

Fabián: @fabianmuggeri

Juan: @juan_efegarcia

>>> SOBRE FABIAN MUGGERI

Diseñador gráfico (UBA) con más de 20 años de experiencia, fue durante 8 años director de arte del Museo Malba y ahora trabaja en forma independiente en temas relacionados al imagen corporativa e instituciones culturales y el diseño gráfico editorial. www.fabianmuggeri.com

>> SOBRE JUAN FERNANDO GARCIA

Escritor. Publicó los libros La arenita (2000), Todo (2004), Ramos generales (2006). Morón fue su último libro editado. Escribe sobre literatura en diferentes medios. Coordina el área Cultura de la Universidad Nacional del Noroeste de Buenos Aires. Dicta talleres de lectura y escritura creativa.

Últimas Entrevistas

Sara & Bitch Stewart Brown

Angie Landaburu & Alaia

Diego Weizs y Oso

Malena Villa y Lionel

Sin Comentarios