Lara Bernasconi y Ambar

[easy-share counters=1 counter_pos="insidename"]

 

La weimaraner fue un regalo de un ex novio, cuando la modelo lo acompañó a vivir a Estados Unidos. Once años después, siguen juntas. Ambar y Lara fueron tapa de revistas de moda y hasta participaron en Showmatch.

¿Quién te transmitió el amor por los perros?

A mi mamá siempre le gustaron los perros. Tuvimos todas las razas: Doberman, Siverianos, Dálmatas, Ovejero alemán y Rottweiler. Nosotros jugábamos con ellos pero mamá siempre se quejaba de que nadie los cuidaba. Decía que sin ella, esos pobres animalitos se morirían. (risas) Con mis hermanos, confieso, éramos un poco malcriados en ese aspecto. Confiábamos en que mamá lo iba a hacer y nos relajábamos.

 

¿Cuándo tuviste tu primer perro?

Tengo perros desde que nací. Cuando mi mamá se casó con papá, se llevó con ella a Mancha, un collie. Mancha era un genio total, nos cuidaba un montón a mi y a mis hermanos. No dejaba que nadie se le acercara, ni mis tíos, ni mi abuelo. Sólo podíamos acercarnos nosotros. Cuando salíamos a jugar al jardín, se acostaba y nosotros dormíamos sobre él. Era nuestra almohada.

 

¿Cómo llegó Ambar a tu vida?

Me la regaló un ex novio cuando fui a vivir con él a Estados Unidos. Ambar fue clave, me acompañaba durante el día a todos lados. Yo estaba muy sola allá y Ambar fue mi compañera. Ella fue todo.

Era tremenda, rompía todo, pero es tan linda y cariñosa que le perdonabas cualquier cosa.

 

¿Cómo es la personalidad de Ambar?

Se merece el Oscar a mejor actríz, es tremenda. Es muy comunicativa, tenemos una conexión espectacular. Cuando esta afuera y quiere entrar, toca dos veces con su patita la puerta. Cuando quiere ir al baño, da una vueltita alrededor mío. Cuando no le doy bola, se pone bien cerca y me ladra, y si me río, me ladra más. (risas)

Siempre pensando en comer. Si alguien va a la cocina, ella va y se pone a la espera con cara de pobre víctima para que alguien le tire algo. Es muy insistente y muy mimosa.

 

¿Qué cosas hacen juntas?

La llevo a todos lados donde puedo porque es muy obediente. Ella me espera en la puerta de los lugares y no se mueve hasta que yo salgo. Le encanta correr e ir al campo. Cuando entreno en la plaza ella corre al lado mío. Viajamos por todo el mundo juntas.

 

¿En qué se parecen Ambar y vos?

En que, en general, logramos todo lo que queremos. A ella le gusta el confort igual que a mi. Cuando le querés sacar una foto, posa(risas). Además, como yo, se adapta a todo. Es cariñosa, buena y tranquila y le encanta estar en familia. Tenemos el mismo color de ojos.

 

¿A qué cosas le tiene miedo?

Le tiene miedo al agua y no le gusta estar sola.

 

¿Hay alguien a quien no quiera?

Si, a un perrito del campo, se lleva muy mal. Y a los gatos los odia.

 

¿Es celosa de otros perros?

Si, es re celosa. No puedo abrazar a otro perro y al principio, con mi novio era tremenda, le hacía muchas maldades.

 

¿Hace mucho que la tenés, cómo se llevó con los novios que te tuviste?

Esta conmigo desde que nació, hace 11 años. Al único que conoció, aparte de mi ex que me la regaló, es a Pelu, que es mi novio actual y recién ahora se llevan bien. Pero nos costó 5 años.

Ella es muy celosa y hace muchas maldades como agujerear las paredes, hacer sus necesidades en cualquier lado y destruír las bolsas de basura por toda la casa. Como Pelu nunca tuvo perro, le costaba mucho entender la actitud de ella. Por suerte, después se calmaron y ahora se llevan muy bien.

 

¿Podrías haber estado con alguien que no la quisiera?

No podría haber estado con un novio que no la quiera porque ella es como mi hija.

 

¿Qué come ambar?

Come alimento y cuando está en el campo, come chancho pero le gusta todo. Tiene alma de gorda, quiere comer todo el tiempo. Creo que es lo más importante para ella, hasta se comió un flor de anillo. (risas)

 

¿Quién la educó?

La eduqué yo y estoy felíz porque tiene mucha onda.

 

¿Hay algo que todavía no hayas podido enseñarle?

A que se quede sola y tranquilita. Si la dejo sola, alguna siempre se manda.

 

¿Qué es lo más humano que hace?

Muchas cosas, es impresionante. Ambar es muy expresiva.

En el auto va sentada como una persona. Entiende todo y se hace entender. Esta raza es muy especial, cuando la retás, te pone una cara como diciendo: “pobre de mí, que injusto!”. Le encanta hacerse la tonta cuando hace macanas.

 

¿En qué lugar es realmente feliz?

En el campo es muy felíz, rodeada de caballos y con su pandilla. Pero es muy felíz cuando estamos juntas.

 

¿Tuviste algún tipo de levante en la plaza gracias a ella?

No me acuerdo. Sí, charlo con la gente pero porque me encantan los perros, no por levante.

 

¿Participó de alguna producción de moda?

Hicimos dos tapas y un montón de notas de moda. Participó en “Showmatch”, cuando hacían las jodas, ella saltaba arriba de la gente con las patitas llenas de barro. También fue la más rápida del laberinto de Susana Gimenez, lo hizo en cinco segundos.

Es una perrita trabajadora, gracias a eso, trajo a casa heladeras, televisores.Hasta se ganó su propia comida.

 

¿Te acompañó a desfiles?

Si, desfiló también en Punta del Este.

 

¿La llevaste de viaje o de vacaciones?

Viaja conmigo desde que nació. Nació en Palm beach y le encanta la playa. Cuando yo me meto en el mar, ladra hasta que salgo.

 

¿Alguna vez se te perdió?

No, nunca se me perdió y me muero si me pasa algo así.

 

¿Corrió alguna vez riesgo su vida?

Una vez se le infectó el útero y se lo tuvimos que sacar. La pasamos muy mal. Pobre, tan indefensa. Me quedé con ella toda la operación.

 

¿Con quién duerme ambar?

En el campo, durante el verano, duerme afuera en su cama. En invierno, adentro y cuando está en el departamento, en la cocina en su cama pero se hace la tonta y duerme en el sofá. Se las ingenia para que no la veamos. Le encanta dormir la siesta con mi amigo Nico Iramain en el campo.

 

¿Cuándo fue la vez que te sentiste más protegida por ella?

Vivimos muchas cosas juntas. Ambar estuvo en momentos muy duros conmigo, siempre a mi lado, siempre dándome amor. Ella es y será alguien muy importante para mi. No la veo como a un perro, la veo como el ser que me llenó de luz, felicidad, alegría y amor.

 

¿A qué palabras responde?

Vamos, sit down, querés? y basta. Cuando le digo “que chinita es Ambar”, me hace ojitos y me mata.

 

¿Qué asquerosidades haces con Ambar?

Dormir con ella en la cama abrazadas para mi es un momento único, pero para mi novio es un momento tremendamente asqueroso.

 

¿En qué crees que Ambar te hace mejor persona?

Me hace conectarme mucho con la naturaleza y cosas simples de la vida.

 

¿Por qué le recomendarías a alguien que tiene que tener un perro?

Porque es el amor más puro, sin pedir nada a cambio. Es una experiencia que hay que vivirla.

 

ENTREVISTA Mercedes Solá

FOTOGRAFIA José Pereyra Lucena

AGRADECIMIENTO Hierbabuena, Cocina Natural

Av. Caseros 454, San Telmo

 

[easy-share counters=1 counter_pos="insidename"]

Últimas Entrevistas

Emma Ferrario: del amor por los animales a las 5 leyes que van a cambiar el cuidado de mascotas en la Ciudad

Harry Salvarrey y Pipa

Angela Blones & Frida

La manada de Sofia Dominguez

1 Comentario

One Response to “Lara Bernasconi y Ambar”