Camila Gómez Ares, Avena y Asia

La jugadora de fútbol de Boca Juniors comparte sus días con sus hijas perrunas que adoptó en pandemia.

Por Paula Labonia

Fotos: Flor Petra

-¡Qué nombres originales tienen!… ¿a qué se deben?

-Con Avena, que fue la primera, quería un nombre poco común. Y como soy vegetariana y uso mucho la avena para las comidas, se me ocurrió como nombre y me gustó. A Asia la adoptamos con mi novio ya viviendo juntos. Se llamaba Aria y le pusimos Asia para no cambiarlo tanto.

 

-¿Sos vegetariana por alguna razón ligada al amor a los animales?

-Siempre fui muy de las verduras y comía poca carne. Cuando me lesioné de la rodilla vi un documental donde había deportistas que contaban cómo los ayudaba ser vegetarianos para el tema de las lesiones y probé. Además amo los animales.

 

-¿Qué edad tienen Avena y Asia?

Avena dos años y medio y Asia uno y medio más o menos. Siempre tuve perros y cuando me fui a vivir sola a fines de 2019, volvía a mi casa y sentía que me faltaba algo ¡Estaba acostumbrada a que me recibiera un perro! Así que esperé que pasara el verano y empecé a buscar en redes para adoptar una cachorrita. Desde “Soplo de Vida” me mandaron fotos de Avena, me contaron su historia y la amé. Tenía 45 días. Yo estaba de viaje en San Luis. Apenas llegué, bajé del micro, agarré el auto y la fui a buscar.

 

-Llegó apenas comenzaba la pandemia entonces…

-¡Sí! Mi novio (N de R: el jugador de fútbol Mateo Acosta) estaba jugando en un equipo en Puerto Madryn, Chubut. Cuando decretaron la cuarentena, como era por quince días, me fui para allá para poder verlo y a Avena se la dejé a mi mejor amiga… ¡Recién pude volver en julio! Ya para ese entonces Avena estaba con mis papás porque mi amiga no la podía tener más. Siempre estuvo bien cuidada pero yo la pasé horrible. Si hubiera sabido me la llevaba.

 

-¿Y cómo fue la llegada de Asia?

-Cuando volvimos, mi novio se mudó conmigo y en octubre de ese mismo año adoptamos a Asia. Nos gustan mucho los perros. Si fuera por nosotros tendríamos mil rescatados.

 

-¿Cómo se llevan entre ellas?

-Son súper compinches. Están todo el día pegadas y van para todos lados juntas. Al principio, cachorras las dos, era un quilombo. Rompían todo, rasqueteaban las paredes… ahora están más grandes y más tranquilas.

 

-¿Qué te gusta hacer con Asia y Avena?

-A la tarde siempre las sacamos a pasear entre los dos. A la mañana salen con un paseador. Avena va chocha pero Asia se atrinchera en la cama. No se quiere levantar. ¡Es yo a la mañana! (risas).Y a la tarde se desespera por salir.

 

-Pregunta obligada: vos jugás en Boca y tu novio en Brown de Adrogué… ¿de qué cuadro son sus hijas perrunas?

¡De Boca, obvio! (risas).Mi novio es de Ferro pero ellas son de Boca. A Avena de chiquita hasta la llevé a la cancha. Se portó re bien.

 

-Si Avena y Asia fueran jugadoras de fútbol, ¿quiénes serían?

-¡Qué pregunta! A Avena la veo re loca. Sería tipo el Loco Abreu. Y la otra no sé… no la veo futbolista porque es medio vaga. Sería de la hinchada. O botinera. Te bancaría de afuera. Vas a un parque y a los dos segundos ya se quiere ir a dormir. ¡Es la anti perro! (risas).

 

Cuenta de Instagram: @camugomezares

Últimas Entrevistas

Constanza Oxenford & Chinita

Hernan Lirio & Ramon

Nora Lezano y Blanqui

La manada de Tatiana Schapiro

Sin Comentarios