La increíble Asociación CRRE

Flor y Facu se conocieron hace unos 4 años mientras estudiaban veterinaria. La primer salida que Flor le propuso a Facu fue acompañarla a una de las campañas de asistencia veterinaria a caballos de las que ella participaba en los barrios carenciados de La Plata. Así fue como, empezando apenas a vivir los veintitantos y sin siquiera proponérselo, se sumergieron en un proyecto que hasta el día de hoy crece sin parar.

Fotos/Entrevista por Martina Zamudio

Cómo comenzó todo?

FL: Todo comenzó cuando conocí a mi profesora de anatomía en la universidad de La Plata, Dolores Oliva. Ella tiene su ONG “Con Alma” con la cual hacen asistencialismo en barrios carenciados a todo tipo de animales. Yo apenas estaba en primer año de la carrera cuando me sume al equipo. Allí estuve 6 años y Facu se sumó los últimos dos.

FC: Mi pensamiento era mucho mas tradicional y gracias a que conocí a Flor y a que fuimos a las villas juntos, comencé a cambiar toda mi manera de ver la realidad y de entender mi profesión.

El tema fue que poco a poco empezamos a sentir que esa acción no era la solución definitiva, empezamos a pensar que teníamos que hacer algo mas. Habían muchos animales, muy maltratados a los que les dábamos todo lo necesario para que sus dueños cuidaran de ellos, pero lamentablemente muchos no lo hacían. También estaban los carreros mas antiguos, que sí cuidaban de sus animales y por los cuales sentíamos cariño y nos inspiraban a seguir ayudando, pero la situación era cada día mas difícil y finalmente decidimos que queríamos hacer otra cosa, mas profunda. Nos dimos cuenta que el verdadero cambio era sacar a los caballos de esos lugares.

Cual fue el caballo que les hizo dar el primero paso?

La que estrenó el proyecto fue Meli. Conocimos a Joaquin, su dueño, cuando íbamos a las villas y viéndonos y escuchándonos él comenzó a darse cuenta que Meli ya no debía trabajar con el. Entendió que había mejores opciones, eligió cambiar. Así fue que ahorró hasta poder comprarse un rastrojero y en cuanto pudo arreglárselas sin ella, nos la dio para que la cuidáramos y que finalmente pueda disfrutar de su vida en libertad.

Y como pasaron de tener un caballo a ser la fundación que son hoy en día?

FL: Yo nunca me imaginé que con 24 años, que fue cuando empezó el CRRE, iba a tener un lugar así. Me imaginaba que esto podía suceder a los 40, quizás, pero todo se dio mucho mas rápido.

Luego del caso de Meli, que nosotros fuimos publicando en las redes sociales, enseguida nos empezaron a llamar con nuevos casos. Al comienzo fue muy difícil porque era invierno y no teníamos ni un solo lugar para refugiarlos en el terreno que nos presto nuestra familia. Guardábamos los medicamentos en un tupper dentro del ombu, teníamos un arnés improvisado hecho de soga, colocado en un tractor que nos habían prestado.

El 2 de diciembre del 2013 decidimos armar la pagina y empezar a difundir los casos y a pedir ayuda. Durante todo el primer tiempo fuimos solo nosotros dos y siempre que podían se sumaban dos chicas voluntarias.

La gente al principio nos veían como unos inexpertos, creían que no íbamos a poder manejarlo. inclusive nuestros padres no creían que íbamos a poder! Pero cuando llegamos a los 20 caballos dijeron “ah pero que esta pasando acá!”.

FC: Al principio fue re a pulmón. Hubo muchas veces que podríamos haber dicho “basta, ya está”, pero cuando veías al caballo salir adelante todo valía la pena. Y enseguida te volvían a llamar por otro que aparecía tirado y tenias que ir!

Y ya está, ya estábamos en el baile y decidimos seguir bailando.

Que historia recuerdan como la mas especial?

Hay un caballo que se llama Pancho que estuvo a punto de morir en la villa y lo trajimos en las últimas. Lo levantábamos todos los días con el tractor, le teníamos que drenar todos los días 30 litros de agua endovenosa porque no tomaba por sus propios medios. Yo siempre digo que ese caballo se levantó y nos levantó a todos. Creo que si se nos moría alguno mas seguramente íbamos a desistir creyendo que no servimos para esto. La historia de Pancho es la mas importante porque él nos dio a entender que podíamos lograrlo.

Como se arreglan económicamente?

Nunca dejamos de poner de nuestros bolsillos. Sin la ayuda de nuestras familias no estaríamos ni cerca de donde estamos, estaríamos recién arrancando. Gracias a su enorme ayuda nos es posible destinar las donaciones que hace la gente a la compra de medicamentos e insumos. En eso pudimos avanzar muchísimo porque todas las donaciones se pueden dirigir a lo mejor que hay en el mercado de alimento y medicamentos y mientras tanto nosotros seguimos poniendo en la infraestructura de la fundación. Ademas los voluntarios también colaboran en la mano de obra. Junto a ellos hicimos los baños y pusimos el primero techo. Por suerte el apadrinazgo fue creciendo gradualmente.

Cuantos caballos pasaron por acá y como hacen para no sobrepasarse en la cantidad?

Pasaron mas de 100. Fallecieron 25 aproximadamente y dimos en adopción mas de 60 caballos. Ahora acá hay un poco menos de 30. Nuestro política es dar en adopción una vez que se recuperan. La idea es conseguirles una nueva familia que se dedique a cada uno de ellos y les den lo mejor.

Cuales son los valores que cimientan el proyecto?

FL: Que nunca decimos que no. A nada. Siempre buscamos la forma de resolverlo. Diría que somos no eutanásicos.

Nosotros nunca tomamos la decisión de dormir a un caballo hasta el último momento. Aunque el caballo este realmente mal, esperamos al menos un día o dos para investigar casos de otros países hasta agotar todas las posibilidades existentes en el mundo. Gracias a esa manera de trabajar fue que, por ejemplo, se salvó Esperanza. Ella tenía una fractura expuesta, era totalmente eutanasiable. El mismo veterinario que la operó nos advirtió: “estamos operando un cadaver” y le dijimos que había que hacerlo igual. Y la yegua apenas terminó la cirugía, se paró. Fue increíble la felicidad que sentimos. La yegua siempre nos tapaba la boca. Y ahora hasta corre con la prótesis.

Ultimamamente empezó a haber mas casos de caballos con amputaciones. Incluso hay uno en la asociación Cherubicha que para nosotros es el amputado estrella porque su mano entera está amputada, tiene solamente el húmero y le pusieron una prótesis. Nadie había logrado algo así hasta ahora, por eso cada día estamos mas seguros de que no hay que privarlos de esa oportunidad de vivir. Nosotros ya vamos por la cuarta amputación! y lo mejor es que ni siquiera todos necesitan prótesis para vivir.

FC: Creemos que hay que tomar riesgos con los casos difíciles, total el no ya lo tenés. Creemos que un poco de dolor para después poder vivir, vale la pena y es justamente por esta actitud que muchos caballos que hubiésemos tenido que dormir hoy están corriendo, adoptados y felices.

Cuál es su deseo más profundo?

Que se termine la tracción a sangre. Que no tenga que existir el CRRE ni ningún refugio de caballos.

También nos gustaría que haya una concientización con los caballos que se usan para correr y para deportes.

Seguramente las carreras, el polo y las jineteadas van a tardan muchísimo mas tiempo en cambiar, pero a corto plazo lo que sí se puede cambiar es el que haya un control real de como se los trata y médica.

Somos conscientes de que hay que ir por partes!

Sin Comentarios