Georgina, la perra que vive en una estación de servicio

Georgina llegó hace siete años a la estación de servicio, que está ubicada en Calle 11 y Mendoza de Pocito. Estaba flaca y conmovió a los empleados del lugar. Hoy en día, recibe el cariño de todos los vecinos y personas que se acercan a cargar combustible. Ella, por su parte, se muestra cariñosa y estira su patita para saludar.

A veces, pasea por los comercios y por el campo o se junta con otros perros, pero al rato vuelve a su lugar: la estación de servicio, según el diario Tiempo de San Juan.

Captura de pantalla 2015-04-14 a la(s) 23.17.49
Georgina ya conoce todos los movimientos del lugar. Sabe, por ejemplo, que en lo alto de la heladera del hielo está el alimento para perros que le compran entre los empleados de la estación de servicio.

«Está mejor alimentada que nosotros”, comenta Marcos Galdeano, uno de los empleados que siempre está atento a Georgina. Y agrega: «El nombre se lo puso un compañero y es porque así se llamaba una chica que trabajaba en el servi-compras”.
Captura de pantalla 2015-04-14 a la(s) 23.17.42
El repartidor de leche le lleva casi todos los días un yogur. En tanto, un hombre que distrubuye carne en la zona siempre le deja los huesos frescos, pero lo que le gusta a Geordina son las galletas dulces. «Se enloquece cuando ve que abrimos un paquete», cuenta Enrique Agudo, otro de los empleados de la estación.

Captura de pantalla 2015-04-14 a la(s) 23.17.33

«Cuando salen los muchachos haciendo picar los autos, se enfurece. Los corretea al lado del auto y se los quiere comer crudo. O cuando es de noche y viene alguien que a ella no le cae bien, empieza a olfatearlo y a dar vueltas alrededor del auto en el que llega. Es muy inteligente”, expresa Galdeano.

Según comentaron los empleados, algunas personas se encariñaron tanto con Georgina que intentaron llevarla a sus casas, pero a los días la perra apareció de nuevo en la estación de servicio.

GENTILEZA: tiempodesanjuan.com

Sin Comentarios