Laurencio Adot & Winston

[easy-share counters=1 counter_pos="insidename"]

El diseñador de alta costura descubrió una nueva vida de la mano –pata– de su pequeño cachorro. Y, mientras disfruta de su flamante faceta de papá perruno, confiesa que además practica para la llegada de un bebé el año que viene.

Por Paula Labonia

Fotos: Soledad Fernandez Arana

Post: Mariana Cuervo

 

-Hace tres meses que tenés a Winston, ¿hacía mucho que querías un perro?

-Winston fue una sorpresa de mi pareja, Damián Andrés Romero. Los dos teníamos muchas ganas de tener un perro pero como él había quedado muy tocado por la muerte de uno que tenía, por ahora no quería. Yo lo convencí después de mucho tiempo, no sé cómo.

 

-¿Cómo fue ese momento en que te lo regaló?

-Le sacó una foto, me la mandó y me dijo: “¿Lo querés de hijo?”. “¡Sí!”, le respondí. Yo quería un compañero. Viajo mucho a Brasil. Vivo en Belo Horizonte la mitad del año. Quería un perro para que me acompañe.

 

-¿Ya viajó con vos?

-No. Va a viajar después del año porque no puede ir conmigo arriba y me da miedo que vaya con las valijas. Al año también le voy a hacer un Instagram. Va a ser influencer. Ya tiene cartera Dior, estuve mirando la línea para perros de Gucci… Estoy practicando para ver cómo es una nena o un nene.

 

-¿Tienen planes de ser papás?

-El año que viene en julio empezamos a ver todo para subrogar un vientre y en primavera nos casamos. Después de mi ACV quiero vivir al día y sobre todo ya. Winston fue la guinda de la torta. El final de un periodo de los dos. Ahora estamos armando la familia y él es parte de eso

-¿Y con Winston descubriste una nueva faceta de padre?

-Totalmente. Y era lo que quería. La pareja necesitaba eso. Estoy feliz de papá. Y bueno, quería practicar. Con Damián nos dimos cuenta de que podemos. Estábamos aterrados de pensar en un hijo y ahora no. Claro que ya sé que no es lo mismo un hijo que un perro.

 

-¿Cómo te cambió a vos esta paternidad perruna?

-Yo pienso por qué no lo hice antes. Me ha cambiado totalmente la vida. Estoy como loco. Me encantó esto de ser padre. Duermo con él. Abandoné la cama matrimonial porque me fui a dormir al living con Winston. No soporto que duerma solo. Es tal el amor que me brinda, que estoy gagá con él.

 

-¿Te gustaría hacer una línea tuya para perros?

-Me encantaría. Mis clientas me están pidiendo que les haga algunas cosas. Y Winston ya tiene un enterito de jean y un jogging.

 

-¿Cómo eligieron su nombre?

-Estábamos viendo The Crown con Damián y de repente pensé: “Este perro va a ser mi Primer Ministro, mi heredero”. Como Winston Churchill. Todo el mundo me lo bochaba, me decían: “Qué raro, qué snob, qué ridículo” y a mí me parecía perfecto el nombre. Porque además Winston resultó ser un caballero. Es impresionante la educación que ya trae de chico. O sea, no entra en los lugares donde no debe, no muerde los muebles…

-¿Qué les gusta hacer juntos?

-Miramos la tele en el sillón y salimos a pasear mucho. Ya tiene sus amigos en Plaza Francia. No puedo ser celoso, porque todos se acercan a él. Y me encanta. Me sirvió -con mis 55 años y mis 35 de carrera- a poner el ego en eje. Ahora soy “el papá de Winston” ya no soy más Laurencio Adot en la calle. Es celebrity. El día que tenga Instagram, agarrate.

 

-¿Cómo es Winston?

-Es muy gracioso, tiene un humor muy especial. Le encanta jugar con su pelota de tenis. Tiene un muñeco que es un mono y otro que es un pescado que se los hice con telas sobrantes. Los ama.

-¿Te gustaría tener más perros?

-¡Sí! Tres. La próxima quiero que sea una perra. Todavía no tengo el nombre. Creo que va a ser Libby, por Elizabeth y el otro va a ser Halston, por el diseñador de moda. Estoy tan contento con esto, me estoy divirtiendo. A los 55 tener esta alegría después de tanto drama que viví me da placer.

Cuenta de Instagram: @laurencioadot

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[easy-share counters=1 counter_pos="insidename"]

Últimas Entrevistas

Angela Blones & Frida

La manada de Sofia Dominguez

Negra Torres y Mía

Francis Andreu

Sin Comentarios