LA MANADA DE GIACOBBE

Él es el nuevo favorito de la moda local. Lo eligen desde Tini, Pampita, Celeste Cid hasta Juliana Awada. Pero los que nos interesa de Marcelo es su mirada y sensibilidad por el mundo animal. Convive con Dante, Miloy Flippie, el perro que era de su mamá y que se la quedó luego se su partida este año.

 

FOTOGRAFIA: SOLEDAD FERNANDEZ ARANA

 

Cómo llegan a tu vida Milo y Dante?

La historia de Dante es reparadora, porque fue un regalo de cumpleaños para Pablo, él había tenido por 20 años a Luz, una perra que era de su mamá y el heredo. El seguía extrañando a Luz y así que en su día de cumpleaños pensé ¨le regaló un perro ̈ mi primera idea de la mañana. Me pareció que iba a ser un regalo realmente transformador, así que gracias a Patricia una vecina que ama y rescata animales, llegó Dante. Tenía seis meses y estaba recién rescatado, había sufrido maltrato y tenía miedo hasta de caminar en la plaza. Pablo y Dante son increíblemente compinches y compañeros, es increíble lo reparador que es el vínculo para los dos, siempre digo que están enamorados y me son infieles.Milo llegó durante la pandemia, otra vecina tiene gatos persas y siempre que iba a su casa jugaba con los gatos, y así llego Milo! como teníamos tiempo disponible nos pareció que podíamos incorporarlo y cuidarlo hasta que se volviera más independiente.

 

Y cómo los educaste?

Principalmente con Dante fue el tema de que había sufrido maltrato y sufría al salir a la calle, tenía mucho miedo a que uno le toque las patas y hace pis sentado por lo cual creemos que al levantar la patita para hacer pis lo golpeaban, así que con una rutina de caminar y darle su tiempo. Es miedoso a otros perros pero si tiene confianza se incorpora en juegos. Es increíble lo extrovertido que se convirtió al estar incentivado y sentirse seguro. Milo se incorporó perfectamente a la casa, a las dos horas de llegar jugaba con Dante, nunca hubo esa puja perro gato y es mas tienen sus rutinas de juego que repiten todas las noches, es mas anoche Milo jugaba con uno de sus juguetes y Dante se lo saca para que el lo corra por la casa.

 

Dicen que los perros y en este caso gato también tienen mucho de su humano, que te parece ?

Algo deben tener indefectiblemente pero también tienen mucho propio, y es eso lo que me gusta. Antes decía que eran demandantes pero a lo que me refiero es que al llegar a casa vienen, saludan, piden mimos. Si te sentás Dante salta a upa, y al apoyar la mano en el sillón te das cuenta que Milo está detrás de tus hombros. Creo que lo que tenemos en común es este vínculo de compañía y juego, no me averguenza decir que les hablo y lo gracioso es como ellos encuentran sus maneras de comunicarse. Dante es super inteligente y juguetón, puro besos y mimos. Milo para ser gato es una revelación, por que la personalidad es muy similar a la de un perro, es independiente pero siempre está presente, quizás por estar rodeado de dos perros se cree perro!

 

Flippie llega a tu vida luego de la partida de tu mamá, contamos como fue ese proceso tan duro y emocionante?

En realidad Mamá adoptó a Flippie a partir de que yo adopte a Dante, por lo cual creo que todo está encadenado. Decidir incorporar a Dante fue una búsqueda intuitiva a partir del amor, de cambiarle la vida a un perrito y veremos que pasa, lo que pasó fue eso, Mamá se enamoró de Dante y a partir de Patricia, mi vecina que rescata animales consiguió a Flippie. Siempre le decía a Mamá que lo de ellos fue ¨amor a primera vista¨. Mi mama decidió ponerle Flippie y cuando le pregunté ¿por qué Flippie? ella lo miró y mirándolo me dijo.. ̈por que tiene cara de Flippie¨, es el día de hoy que no deja de sorprenderme la creatividad de mi mama con los nombres. Al decir que todo está encadenado me refiero que a partir de esa búsqueda de compartir amor, darle un hogar a un animal y dejarse transformar ese acto indirectamente influyó en la vida de mi mamá, que tenía el corazón abierto, era super cariñosa y empática. Y su vida se transformó de una manera positiva, Fli fue el compañero de mi mamá y un gran amor para ella.

 

La muerte de mi mamá fue inesperada y Flippie estuvo presente, en sus brazos, por lo cual es increíble pero tengo la creencia que el entendió todo. Esa noche nos lo trajimos a casa y acá estamos seis meses después. Ya vamos superando juntos las tristezas y nos acompañamos. Me siento mucho mejor al ver que él se adaptó y ya no la espera llorando al lado de la puerta, ver que recuperó su alegría, su carácter y que despliega toda sus herramientas de seducción con nosotros para ganarse el afecto. Heredarlo a él fue uno más de los regalos hermosos que mi Mamá Alicia me dio en esta vida, él fue su compañero y ahora nos acompañamos los dos.

 

Sos de llevar a alguno a tu trabajo?

La respuesta a tu pregunta es sencilla, SI! Flippie viene conmigo al trabajo todos los días y hasta le pide upa a las clientas. Mi mama lo tenía tan mal criado que ahora no quiere caminar en la calle, así que se sienta en la vereda y espera que uno le haga upa, tal como lo llevaba ella. Es muy lindo compartir con él el espacio del Atelier, es súper educado y los días que no viene siento un vacío. Lo gracioso es que compre un sillón redondeado, moderno, hermoso, giratorio perfecto para trabajar y desde los dos meses que lo tengo solo lo uso contadas veces por que ahora ese sillón es de el.

 

Describinos la personalidad de cada uno de los 4…

 

El primero en llegar fue Dante, es un lanudo expresivo y juguetón, quiere estar todo el tiempo con nosotros y si no le das bolilla se sienta educado al lado tuyo y aúlla mientras te mira a los ojos, y si asi y todo no le das bolilla te toca con la patita repetidas veces. Si lo tengo que definir él es alegre como su papá Pablo.

 

Milo es un persa comprador, es independiente pero increíblemente social. No tiene pudor y si vienen visitas a casa se sube al regazo y pide mimos, si no lo haces te pide con la patita y mueve la cola. Es pícaro, creativo y puede llegar a ser rebelde.

 

Flippie tiene dos personalidades, es un peluche, dulce, mimoso, pero al ser más grande no es juguetón. Pero si quiere upa y mimos todo el día y noche.. pero de noche se transforma y quiere poner orden en la casa, le ladra al gato cuando él corre por la casa y se pone super territorial.

 

Yo creo ser expresivo entonces al estar con ellos me siento libre de jugar y recuperar el espacio lúdico, de no tener control y dejarse llevar a un nuevo lugar. Disfruto de mimarlos, cocinarles y cuidarlos con responsabilidad.

 

 

Últimas Entrevistas

Constanza Oxenford & Chinita

Camila Gómez Ares, Avena y Asia

Hernan Lirio & Ramon

Nora Lezano y Blanqui

Sin Comentarios