El Senasa retuvo a un perro en Ezeiza por una vacuna vencida hace 8 días: lo quieren deportar

La mascota venía de Europa junto a su familia, que ruega le entreguen a “Coco”, un mestizo; organizaciones proteccionistas de animales apuntan contra el organismo de control

26 de mayo de 2022

Fuente La Nación

Una familia que volvió desde Europa a la Argentina vive una situación dramática. Luego de arribar al país desde Hungría en un vuelo con escalas en Colombia, su perro Coco -un mestizo de un año y medio- fue detenido por autoridades. Hace más de 35 horas que está enjaulado en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, según sus dueños.

“El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) detectó en sus controles habituales en el aeropuerto internacional de Ezeiza, una mascota proveniente de Europa, que en su tránsito hizo escala en Colombia”, precisó el Gobierno nacional a través de un comunicado.

La mascota llegó al país sin su certificación sanitaria y sin la protección antirrábica correspondiente, según indicaron desde el organismo de control. “Vine de Hungría porque se declaró el estado de alarma por la guerra en Ucrania, por eso no pude hacer los papeles de mi perro”, explicó Franco, que hace 35 horas aguarda en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza. Los dueños de Coco señalaron que el perro había viajado todos los tramos sin problemas y que la vacuna antirrábica había expirado hace 8 días.

“Frente a este incumplimiento se informó al pasajero que viajaba con el animal, del procedimiento y la necesidad de que vuelva al país de origen para completar la documentación faltante”, señalaron desde Senasa.

De esta manera, la única solución que brindaron autoridades a los dueños de Coco es el regreso del animal a Hungría, mientras el perro se mantiene en custodia dentro del aeropuerto. “El tema es que si lo mandan de regreso tampoco lo van a aceptar por la antirrábica, es lo mismo que me lo terminen sacrificando”, señaló Franco, en diálogo con el Eltrece.

Y continuó: “La jefa del Senasa acá en Ezeiza me está tratando como un delincuente. Hablo con ella de la mejor forma, le dije que estaba dispuesto a pagar un veterinario, que estaba dispuesto a hacer un lugar de cuarentena”.

Franco asumió su responsabilidad al no haber presentado los papeles correspondientes. “Entiendo que es problema mío el de los papeles, pero a Coco, que es parte de mi familia, no me lo pueden deportar así”, dijo afligido.

El caso generó la solidaridad de organizaciones de protección animal y otros cientos de usuarios en las redes. “Coco está retenido en Ezeiza por Senasa Argentina desde ayer a la madrugada”, indicó Proyecto 4 Patas en su perfil, donde se alertó: “La opción que le dan es la eutanasia o que vuelva hoy mismo a Europa. Si llegara a morir por el estrés acumulado será responsable SENASA”.

También hubo quienes manifestaron su malestar por la retención de Coco. “Pasan delincuentes, pasan toneladas de droga, ¿pero no permiten que un inocente perro entre?”, señaló la usuaria Stella Maris Canevari.

 

Sin Comentarios