Murió «Driving Miss Norma»: tenía cáncer y pasó sus últimos días de viaje

A los 90 años, había rechazado los tratamientos y emprendió con su hijo un viaje por Estados Unidos que conmovió en las redes sociales.

Fue provocadora hasta el último minuto de vida. Norma Bauerschmidt tenía 90 años y padecía cáncer de útero, pero se negó a someterse a los tratamientos. Prefirió emprender un viaje repleto de aventuras por Estados Unidos, junto a su hijo. Norma finalmente murió, y en las redes sociales la siguen despidiendo: «Adiós Driving Miss Norma», se lamentan. Con ese nombre se presentaba en su página de Facebook, donde más de 460.000 personas le seguían cada paso.

En poco más de un año, Norma perdió a su marido, 23 años menor que ella, y al poco tiempo le diagnosticaron cáncer de útero. Sus médicos le aconsejaron extirparlo mediante una cirugía, con la posibilidad latente de no superar la intervención. Pero ella no quiso.

madre-hijo-divertian-descansos-viaje_claima20161004_0131_17

«Tengo 90 años, me voy de viaje», le dijo a su médico, quien la apoyó en su decisión. «Como doctores, vemos la realidad del tratamiento contra el cáncer: quimioterapia, meses internada, efectos secundarios horribles. Honestamente, no hay garantía de que sobreviva la cirugía inicial. Ustedes están haciendo exactamente lo que yo haría en su lugar. ¡Tengan un viaje fantástico!», respondió el especialista.

Su hijo Tim vive recorriendo los Estados Unidos junto a su pareja, Ramie. Ante la negativa de su mamá de pasar por el quirófano, la invitaron a sumarse a su itinerario. Compraron una nueva casa rodante y le prometieron llevarla donde ella quisiera. Dos semanas después, Norma dejó su hogar en Michigan para largarse con destino al Monte Rushmore.

Estuvo más de año en la ruta. Conoció parques estadounidenses, el Kennedy Space Center, Disney World, las Cataratas del Niágara y el Gran Cañón, entre otros lugares. En cada destino disfrutó al máximo. Su álbum de fotos digitales la mostraba siempre sonriente, ya sea manejando junto a su perro, apreciando paisajes, o tomando una buena cerveza.

norma-dio-gustos-viaje_claima20161004_0164_17El viaje le ayudó a sentirse mejor. En un momento, su hijo contó a los medios que Norma había subido de peso y estaba mucho más fuerte emocionalmente. Pero luego su estado de salud fue empeorando, hasta que el viernes llegó la triste despedida. «La vida es un equilibrio entre aferrarse y dejar ir. Hoy estamos dejando ir», publicó la familia en Facebook. Pronto se llenó de mensajes con saludos y agradecimientos.

Sin Comentarios