Murió Lola, la perra rescatista

A casi un año y medio de la explosión y el derrumbe de un edificio en Rosario, el lunes murió Lola, uno de los perros rescatistas que trabajaron entre los escombros para socorrer a sobrevivientes y buscar a las víctimas de la tragedia en la que fallecieron 22 personas y más de 60 resultaron heridas.

La noticia surgió a través de una página de Facebook creada en Mar del Plata, donde también invitan a los usuarios a colaborar con donaciones de llaves o bronce para homenajear con una escultura a esta labradora de 11 años que pertenecía a la Unidad Canina de Rescate y Salvamento K-9, radicada en Ezeiza. Según informaron el mes pasado a través de ese sitio, la perra se encontraba luchando por su vida y padecía una insuficiencia renal.

Junto a su entrenador, Cristian Kuperbank, Lola llegó a Rosario el 7 de agosto de 2013, un día después de que una fuga de gas causara una explosión que derribó un bloque de nueve pisos en el edificio ubicado en Salta 2141. Allí trabajaron durante el resto de esa semana junto a otros perros rescatistas y bomberos de la localidad santafesina de Firmat, buscando sobrevivientes y víctimas fatales dentro de la montaña de escombros que quedó después del estallido.

Además de intervenir en el megaoperativo desarrollado en Rosario, Lola y Kuperbank habían estado en Haití en febrero de 2010, cuando participaron de las tareas de rescate posteriores al terremoto que sacudió a la isla caribeña y causó unas 150 mil muertes. Ese mismo año visitaron Guatemala, luego de que el país centroamericano fuera azotado por el huracán Agatha y en 2011 también colaboraron en Nueva Zelanda y Turquía tras dos sismos.

Sin Comentarios